Panamá Papers: Panamá deja en la cárcel a los dueños de Mossack Fonseca

Ramón Fonseca Mora y Jürgen Mossack son investigados por sus presuntos nexos en el esquema de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht
Panamá Papers: Panamá deja en la cárcel a los dueños de Mossack Fonseca

La fiscalía panameña denegó este sábado la libertad condicional para los socios de la firma de abogados Mossack-Fonseca, que había estado involucrada en el escándalo de los Panamá Papers.

Según la abogada de Mossack, a ambos les negaron la fianza porque “hay un riesgo de que salgan del país, debido a sus medios financieros”.

Los abogados se presentaron ante las autoridades panameñas el pasado jueves y fueron interrogados desde entonces por varias horas.

La fiscalía ordenó su detención preventiva este sábado por su presunta conexión con los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht en varios países.

Están acusados de haber establecido cuentas bancarias en paraísos fiscales que permitieron que Odebrecht canalizara los pagos ilegales.

La compañía brasileña admitió haber pagado US$788 millones en sobornos en Latinoamérica y África y su director, Marcelo Odebrecht, fue condenado a 19 años y cuatro meses de prisión.

El expresidente de Perú Alejandro Toledo tiene una orden de detención nacional e internacional por supuestamente haber recibido un soborno de US$20 millones por parte del gigante de la construcción.

Y el suyo no es el único caso de alto perfil vinculado a lo que el Departamento de Estado de EE.UU. calificó como “el mayor caso de sobornos extranjeros de la historia”.

Los abogados de Mossack y Fonseca señalaron que “no existen pruebas” sobre el presunto blanqueo de dinero del que se les acusa y que interpondrán recursos para revertir la situación.

Actor principal

La firma Mossack Fonseca estuvo en el centro del escándalo de los Panamá Papers el año pasado.

Este involucró la filtración de más de 11 millones de documentos archivados en el bufete que revelaron cómo personas adineradas y poderosas usaban los paraísos fiscales para ocultar su riqueza.

Estos mostraban supuestos vínculos con 72 jefes de estado actuales y pasados, incluyendo acusados de saquear sus propios países.

Además, numerosas personalidades internacionalmente conocidas que van desde el ámbito político hasta el deportivo estuvieron salpicadas en esta revelación de documentos.

Pero Mossack Fonseca ha mantenido siempre que cumplió con los protocolos internacionales para asegurarse de que las compañías que incorporaba no se utilizaran para evadir impuestos, blanquear dinero u otros propósitos ilegales.

En abril del año pasado, las autoridades panameñas allanaron las oficinas de la firma legal a raíz de este escándalo.

Según un comunicado de Mossack Fonseca de este jueves, sus socios han estado colaborando en la investigación durante los últimos diez meses.

Pero este viernes, la fiscalía allanó las residencias de Mossac y Fonseca y la oficina de una abogada que solía colaborar con la firma, según reportaron medios locales.

La defensora de los acusados Guillermina McDonald explicó este viernes a varios medios que existe una sociedad llamada Mossack Fonseca do Brasil, pero que esta no es propiedad de sus clientes sino de una ” abogada panameña”, cuya información “consta en el expediente”.

Los abogados de Mossack y Fonseca anunciaron que el lunes interpondrán los recursos para revertir la situación de detención de sus clientes.