Cuatro cambios que podrían aplicar a tu seguro médico

Ahora que Tom Price es el Secretario del Departamento de Salud y Servicios Sociales (HHS), esto es lo que puedes esperar en el plan de reemplazo para Obamacare
Cuatro cambios que podrían aplicar a tu seguro médico

La confirmación del Senado de Tom Price para encabezar el Departamento de Salud y Servicios Sociales podría ofrecer la visión más clara hasta la fecha sobre el futuro de los seguros médicos bajo la administración de Trump.

Price, un congresista republicano de Georgia, fue uno de los opositores más fuertes a la Ley de Cuidados de Salud Asequibles (ACA), también conocida como “Obamacare”. Y en 2015 escribió uno de los planes más detallados, la Primera Ley de Empoderamiento de Pacientes, para derrocar y reemplazar la ACA, dice Timothy Jost, un experto en políticas de salud y profesor emérito en la Escuela de Leyes de Washington and Lee University en Lexington, Va.

Pero esta propuesta es solo una de varias alternativas promovidas por el partido republicano, incluyendo una del Senador Rand Paul (R-Ky.) y otra propuesta conjunta de los Senadores Bill Cassidy (R-La.) y Susan Collins (R-Maine).

“Hay muchos puntos en común en los planes que estamos viendo, y pienso que estos serán los elementos clave de un plan final,” dice Jost.

Muchos estadounidenses están preocupados por su habilidad para costear un seguro médico, de acuerdo con la nueva Encuesta de Voces de los Consumidores de Consumer Reports. Esta encuesta reveló que el 55% de los estadounidenses no están seguros sobre si ellos mismos o sus seres queridos podrán pagar el seguro médico que necesiten.

A continuación una guía sobre algunas de las disposiciones comunes en varios de los planes de reemplazo, ya apodados “Trumpcare” por algunos, y sobre cómo podrían afectarte.

Lo que ‘Trumpcare’ podría hacer

1. Expandir las cuentas de ahorros de salud. Una de las más grandes objeciones del Partido Republicano a la ACA es el uso de dinero federal para dar subsidios, a las personas de bajos ingresos, para ayudarles a pagar las primas de sus seguros. En lugar de esto, quieren alentar el uso de cuentas de ahorros para la salud o HSA por sus siglas en inglés, las que permitirían a las personas ahorrar dinero antes de impuestos para pagar cuidados de salud. Algunos planes republicanos piden que se provean algunos fondos para estas cuentas HSA.

Las HSA actualmente están disponibles únicamente para personas que tienen planes de salud de deducible alto, lo que significa que tienen deducibles de al menos $1,300 por un individuo o $2,600 por una familia. Las propuestas del Partido Republicano permitirían a las personas abrir cuentas de ahorros para salud aún si no tuvieran un plan de salud de deducibles altos.

También permitirían a las personas contribuir más de la cantidad actual permitida: $3,350 para individuos y $6,750 por una familia. Esto no ayudaría a muchos estadounidenses que no pueden darse el lujo de ahorrar tanto dinero, pero podría ser un beneficio de impuestos para personas más adineradas.

2. Requerir cobertura continua. Una parte popular de la ACA es la estipulación de que todas las personas, aún aquellas con condiciones preexistentes tienen el derecho de obtener cobertura sin que las primas se calculen basadas en una condición médica. Pero esta disposición también hace que los planes de ACA sean caros.

Bajo algunos de los planes del Partido Republicano, las personas con condiciones preexistentes aún podrían obtener seguros sin primas más altas; pero únicamente si fueron cubiertos por un seguro al menos 18 meses inmediatamente antes de aplicar para un seguro nuevo.

Si tienes un lapso en tu cobertura, digamos que pierdes tu trabajo y tu seguro de salud basado en tu empleador o no puedes pagar las primas de tu seguro, una aseguradora podría negarte cobertura o cobrarte primas significativamente más altas para inscribirte a un nuevo plan.

3. Regresar a los consorcios de seguros de alto riesgo. Para las personas que no califiquen para una cobertura continua, algunos planes del Partido Republicano proponen los consorcios de alto riesgo. Antes de la ACA, 35 estados ofrecían seguros a las personas que consideraban que estaban en alto riesgo de necesitar cuidados caros debido a una enfermedad o tratamiento anterior o diagnóstico de alguna condición médica.

Estos consorcios de seguros de alto riesgo a menudo eran la única opción para personas con condiciones preexistentes, a menos que estuvieran aseguradas por su empleador o a través de programas gubernamentales como Medicare o Medicaid.

Pero estos planes de alto riesgo eran muy caros, ofrecían cobertura limitadas, y los programas estaban subfinanciados en algunos estados, así que había listas de espera y no había garantía de que pudieras obtener cobertura.

4. Permitir a las aseguradoras vender más allá de las líneas estatales. Actualmente, cada estado establece sus propias exigencias y demandas sobre lo que los seguros deben cubrir. Bajo algunas alternativas del Partido Republicano, las aseguradoras podrían vender pólizas de seguro en varios estados sin tener que crear planes específicos para cada uno.

La esperanza es que crear un mercado nacional para los seguros aliente a la competencia a ofrecer seguros a costo más bajo y a darles a los consumidores más opciones.

Pero los críticos están preocupados de que las aseguradoras se establezcan en los estados con requisitos más débiles, lo que podría permitir a las aseguradoras ofrecer menos protecciones a los consumidores, planes menos comprensivos y colocar límites en la habilidad de los estados de regular a las compañías aseguradoras.

Lo que los cambios implican para los consumidores

Los expertos en políticas de salud y abogados de los consumidores reconocen que la ACA tiene defectos pero también creen que algunas de las propuestas en los planes del Partido Republicano podrían provocar que sea aún más difícil poder pagar los seguros.

La ACA hizo un buen trabajo al ofrecer cobertura para personas con condiciones preexistentes y para aquellos con ingresos muy bajos, pero provocó que los seguros fueran más caros para algunas personas con ingresos más altos en el mercado individual, ya que no calificaban para subsidios, según Jost. Él dice que las propuestas actuales cambian esta ecuación.

“Va a ser un gran momento en Estados Unidos para ser joven, saludable y adinerado. No será un buen momento para ser viejo, enfermo y pobre,” dice Jost.

Consumers Union, la división de políticas y movilización de Consumer Reports, está analizando cada propuesta legislativa conforme se van presentando.

“Tenemos la intención de hacer responsables al Congreso y la administración por las promesas que le han hecho a la gente estadounidense, diciendo que su nuevo plan será aún mejor que la ACA,” dice Betsy Imholz, directora de proyectos especiales en Consumers Union.

“El juramento de los médicos de ‘no hacer daño’ aplica, y los 20 millones de consumidores cubiertos por la ACA merecen esta protección mientras trabajamos en forma colectiva para asegurar una cobertura asequible y adecuada para todos los estadounidenses”.

– Donna Rosato