Trump defenderá deportación de criminales ante el Congreso, frente a hispanos y refugiados

Trump destacará asuntos como la deportación de criminales violentos
Trump defenderá deportación de criminales ante el Congreso, frente a hispanos y refugiados

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump delineará mañana su lista de prioridades políticas, como la deportación de “malos hombres”, en su primer discurso ante una sesión conjunta del Congreso, a la que líderes demócratas han invitado a “Dreamers” , refugiados y demás inmigrantes como recordatorio de sus contribuciones al país.

En declaraciones ante miembros de la Asociación Nacional de Gobernadores en la Casa Blanca, Trump adelantó hoy los temas generales de su primer discurso ante el Congreso, que tradicionalmente hace cada nuevo mandatario por invitación del partido gobernante.

No es el discurso sobre el “Estado de la Unión”, pero Trump destacará asuntos como la deportación de criminales violentos –que él suele llamar “tipos malos”-; un incremento del 10% en gastos de defensa, o un aumento de $54,000 millones; una reducción de impuestos; más inversiones en infraestructura; reforma regulatoria, y la anulación y reemplazo de “Obamacare”.

Si en 2009 la educación fue uno de los principales temas del entonces presidente Barack Obama, en esta ocasión Trump usará su primer discurso, a partir de las 9 de la noche hora local, para reiterar su mensaje nacionalista y la promesa de su campaña de “poner a EEUU de primero”.

Trump ganó la presidencia con promesas de reforzar la seguridad fronteriza, aumentar el crecimiento económico, y recuperar el liderazgo de EEUU en el mundo.

En ese sentido, la Casa Blanca explicó hoy que el presupuesto que el equipo de Trump comenzará a negociar con el Congreso en los próximos meses tiene el objetivo de avanzar los intereses de Estados Unidos, al centrarse en la defensa nacional, el cumplimiento de las leyes, y la protección de veteranos de guerra.

Los líderes de la minoría demócrata, Nancy Pelosi en la Cámara de Representantes, y Charles Schumer en el Senado, presentaron esta tarde una especie de “contraataque” adelantado, advirtiendo ante la opinión pública sobre las repercusiones de las políticas de la Administración Trump.

El portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha dicho que el lema del discurso será “la renovación del espíritu estadounidense”, y Trump abordará sin duda la seguridad fronteriza, una de las áreas en las que ha generado mayor controversia desde que asumió el poder el pasado 20 de enero.

Recordatorio visual

Aunque ningún líder demócrata tiene previsto boicotear el discurso, varios llevarán a inmigrantes y demás minorías que han hecho enormes contribuciones al país pese a estar marginados y que,  a su juicio, estarán entre los más perjudicados por las políticas de Trump.

Normalmente, los legisladores obtienen un boleto adicional para llevar a un invitado al discurso, que suelen reservar para amigos, familiares, o votantes en sus distritos.  En esta ocasión, los demócratas quieren trasladar un mensaje de tolerancia y diversidad, en unos momentos en que entre las autoridades de Inmigración han recrudecido sus operaciones policiales en barrios inmigrantes.

La presidenta del Caucus Hispano del Congreso, Michelle Luján Grisham, dijo que la retórica y acciones de Trump están dividiendo al país, y la presencia de inmigrantes en el salón serán un “símbolo de la rica diversidad y unidad” que forman el legado del país.

La idea es recordar a Trump que EEUU es una nación de inmigrantes, que ha crecido y se ha fortalecido gracias a su mano de obra y demás contribuciones.

Así, por ejemplo,  los legisladores de Arizona, Raúl M. Grijalva y Rubén Gallego han invitado a los dos hijos nacidos en EEUU de la mexicana Lupita García de Rayos, quien fue deportada hace unas semanas después de presentarse, como lo hacía desde 2009, a su cita anual con los agentes de Inmigración en Phoenix.  Angel y Jacqueline García de Rayos se han convertido en vivo ejemplo de las trágicas consecuencias de la deportación de indocumentados no criminales.

El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, ha invitado al discurso a la abogada de Inmigración musulmana, Fidaa Rashid, quien trabaja principalmente con inmigrantes del Medio Oriente, en particular de países afectados por la veda impuesta por Trump en  una orden ejecutiva el mes pasado.

Rashid nació en EEUU de padres refugiados de Gaza en los territorios palestinos.

Gutiérrez acusó a la Administración Trump de despreciar, con sus acciones, los valores fundamentales de la igualdad, el derecho al debido proceso y la rendición de cuentas por parte del gobierno, por lo que no aplaudirá en el discurso.

Trump “tiene mucho que hacer para que yo lo pueda aplaudir”, dijo Gutiérrez en un artículo publicado hoy en “Medium”.

El senador demócrata de Illinois, Dick Durbin, llevará a la  “DREAMer” paquistaní, Aaima Sayed, quien cursa su tercer año en la Facultad de Medicina de la Universidad de Loyola en Chicago.

Por su parte, el legislador demócrata de Rhode Island, Jim Langevin, ha invitado a un médico paquistaní que atiene a pacientes en una sala de urgencias, mientras que su colega de Michigan, Dan Kildee, llevará a una doctora iraquí que llegó a EEUU con sus padres como refugiada tras huir del régimen de Saddam Hussein.

La legisladora de California, Judy Chu, llevará a la estudiante iraní, Sara Yarjani, quien fue indebidamente detenida en el aeropuerto de Los Angeles y deportada a Austria bajo las órdenes ejecutivas contra países musulmanes.

Yarjani pudo regresar a EEUU gracias a un dictamen judicial que frenó la veda.

“El traer a invitados que reflejan la verdadera diversidad de nuestro país será un ejemplo poderoso de que todos son bienvenidos acá”, dijo Chu.

La activista “Dreamer”, Astrid Silva, invitada por la senadora de Nevada, Catherine Cortez-Masto, estará a cargo de ofrecer la respuesta en español al discurso de Trump, aunque la respuesta formal de la oposición demócrata la dará el exgobernador de Kentucky, Steve Beshear.