Keith Thurman surge como el nuevo rostro del boxeo en EEUU

El pugilista se perfila para llenar el hueco dejado por Mayweather Jr., tras su retiro
Keith Thurman surge como el nuevo rostro del boxeo en EEUU

Keith Thurman celebra su victoria y Danny García se hunde en las reflexiones de su derrota, mucho más allá de las tarjetas de los jueces que vieron una pelea pareja y calificaron una decisión dividida.

En la noche del sábado, Thurman se hizo rey absoluto de los welters. Dos jueces lo vieron ganar 116-112 y 115-113 y uno más vio ganar a García por 115-113.

Eso ya es anecdótico porque la pelea que queda en la retina del público y en las libretas de los expertos fue la que dominó de poder a poder el nuevo campeón.

Danny García no estuvo en el Barclays Center, y si estuvo fue para ser notario del dominio y tremenda actuación de su rival.

“Yo lo boxeé… vine de atrás y siento que gané la pelea”, dijo García, quien perdió su invicto y su título después de estar abajo en la libreta de El Diario ocho de 12 asaltos.

“Ningún rival se va del ring sin conocer mi poder”, había advertido Thurman, quien fue a meter leña desde el primer asalto y en el tercer minuto de ese episodio, encontró la clave para lo que venía.

Después de meter sus manos con malas intenciones jugándose mucho, así de temprano, Thurman se dio cuenta que las manos del boricua de Filadelfia no le hacían daño.

Entonces le perdió el respeto y fue a buscarlo, convencido de que lo que había dicho durante varias semanas era una absoluta verdad.

“Sentí una sola mano pesada de Danny… un gancho, pero sus golpes fueron inefectivos”, dijo el nuevo rey de los welters.

Keith Thurman fue el mejor la noche del sábado en Brooklyn y es rey absoluto de las 147 libras. /foto CORTESÍA PBC
Keith Thurman fue el mejor la noche del sábado en Brooklyn y es rey absoluto de las 147 libras. /Foto CORTESÍA PBC

Thurman lucía desatado, a puro vértigo, y García mantenía el jab afuera y dejaba pasar asaltos como si su misión fuera mantenerse a salvo.

Thurman repetía su 1-2 lacerante arriba y García apenas se enteraba que lo estaban arrollando en la pelea que no podía perder.

A mitad del combate había ganado un asalto y perdía por cinco puntos con lo que la misión se reducía a esperar que Thurman se cayera fisicamente para ajustar las cuentas.

Eso no ocurrió y aunque García fue de menos a más en la segunda mitad, eso pasó porque también la esquina de Thurman lo regulaba para administrar ventajas y guardar oxígeno sin correr riesgos.

Danny García dijo que no perdió, pero sí perdió y peor que eso, perdió mucho más que su título y su invicto porque la noche del sábado, en los pasillos del Barclays Center y en los foros del box se cuestionaba si García después de pelear tan pobremente, tiene un verdadero futuro en los pesos welter.

A fuerza de escucharlo tantas veces empezamos a creerlo: las grandes victorias de García sobre Khan, Morales y Matthysee fueron en 140 libras.

“Él (Thurman) dice que es mejor que yo, porque ha estado más tiempo que yo en las 147 libras… Verán que no”, había dicho Danny.

Todos vieron que sí. Thurman le cerró todas las puertas y cuando decidió jugar a esperarlo, también lo superó en ese territorio.

Con este resultado, Thurman mejoró su récord a 28-0 y 22 KO’s, mientras García dañó el suyo a 33-1 y 19 KO’s en una noche en la que se acabó su imbatibilidad y se fue a casa sin su título mundial.

Una gran victoria para Keith Thurman por la calidad del rival, pero sobre todo, por su brillante presentación que lo pone desde ahora como el primero en levantar la mano para ser el nuevo rostro del boxeo en Estados Unidos, tan carente de estrellas tras el retiro de Floyd Mayweather.

eldiariony.com

Frases de la pelea

«A veces no peleas contra tu oponente, sino contra los jueces… Al final controlé la pelea desde afuera y los golpes de Danny eran inefectivos»

Keith Thurman

«Sabíamos que teníamos la pelea ganada y aún Keith dominó cuando iba hacia atrás y se movía a la defensiva»
Dan Birmingham – Entrenador de Thurman

«Thurman corrió la mitad de la pelea y el boxeo es de golpear, no de correr. Danny fue el agresor y ganó la pelea»
Angel García – Padre y entrenador  de García