Muere otra niña tras incendio en centro de menores de Guatemala, suman 22

Gobierno de Guatemala cree que la muerte de las 22 niñas se podría haber evitado y ordena investigarla
Muere otra niña tras incendio en centro de menores de Guatemala, suman 22

GUATEMALA.- Un total de 22 niñas fallecieron y otras 38 resultaron heridas por un incendio que se registró hoy en un centro de menores de Guatemala, cuando las jóvenes intentaron protestar por los abusos sexuales y físicos que sufrían.

Una fuente hospitalaria informó a Efe de la última muerte, mientras la secretaria general del Ministerio Público (MP), Mayra Véliz, dijo que de las primeras 19, 17 fueron por quemaduras y se investigan las causas de otras dos.

Según las primeras pesquisas, el fuego fue originado por ellas mismas en unos colchones del Hogar Virgen de la Asunción, en el municipio capitalino de San José Pinula.

Supuestamente las menores heridas y fallecidas intentaban protestar por los abusos sexuales y físicos que sufren en el hogar, concretamente este miércoles, cuando se celebra el Día Internacional de la Mujer.

Aunque las trabajadoras del sector de mujeres intentaron apagar las llamas con varios extintores, el fuego se propagó rápidamente.

Un total de 41 heridas fueron rescatadas en un primer momento, pero tres de ellas fallecieron, dos en el hospital San Juan de Dios, adonde llegaron 17, y otra en el Roosevelt, que recibió a 24, según confirmaron a Efe fuentes hospitalarias.

Las 38 menores que permanecen internadas se encuentran, casi en su totalidad, en estado grave, con quemaduras de 2°, 3° y 4° grado, y solo algunas han logrado ser identificadas, por lo que las autoridades hospitalarias piden la colaboración de las familias.

La casa hogar de menores ha estado envuelto en polémica desde el año pasado. Al menos 47 jóvenes se fugaron entonces, lo que llevó a la Secretaría de la Presidencia encargada de la guardia y custodia a destituir en su momento al director.

El centro, a cargo de la Secretaría de Bienestar Social, tiene a unos 748 menores, aunque su capacidad es de 400, y ante esta tragedia el Gobierno destituyó al director y decretó tres días de luto oficial.

Psicólogos y personal médico prestan atención a las víctimas y a sus familias, así como a los supervivientes.