Lo que dice de ti tu manera de sentarte

El cuerpo juega un papel más importante que el tono de la voz y las palabras que usamos

Aunque la atención hacia una persona usualmente se centra en su estatura y apariencia física, la entonación de su voz, forma de hablar, gestos y postura dice mucho sobre ésta al momento de interrelacionarse socialmente.

Esto lo ha revelado constantemente el Dr. Albert Mehrabian, especializado en psicología e instructor e investigador de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en sus estudios sobre los canales de la comunicación y los mensajes no verbales, en los que el cuerpo juega un papel más importante que el tono de la voz y las palabras que se usan.

De acuerdo con el académico, la postura del cuerpo entrega el 55% del mensaje; el tono de la voz, el 38% y las palabras, tan solo el 7%.

Bajo la teoría del Dr. Mehrabian, nuestra actitud y postura corporal comunica mucho sobre nuestra personalidad cuando estamos presentes directa o indirectamente ante los demás, incluso la forma como nos sentamos mientras estamos  en una sala de espera, durante una entrevista de trabajo o en una cita cualquiera.

Y para ilustrar lo que dice la forma como nos sentamos sobre nuestra personalidad, la compañía SofaMatch (diseñadora de sofás ) preparó una guía basada en un estudio realizado por el inglés Robert Phipps, experto en el tema del lenguaje no verbal y autor del popular libro “Body Language – It’s What You Don’t Say That Matters”.

1. Inclinado y con las piernas cruzadas

De acuerdo con Phipps, esta postura relajada y natural, con los hombros y manos en una posición cómoda, es adoptada por personas tranquilas y propensas a relajarse, pero que no quieren bajar la guardia por completo.

2. Ocupando todo el sofá

Generalmente quienes se sientan de esta forma son personas alegres y con una vida social activa. Además son más propensas a estar satisfechas con su vida sexual y de pareja.

3. En posición fetal

Según Phipps, las personas que se sientan en esta posición son más propensas a amar su trabajo y sentirse exitosas con su carrera. Tienen una vida social activa, son felices y lidian con el estrés de la vida de forma calmada.

4. Acostado por completo

De acuerdo con Phipps, esta posición (que consiste en estirarse al máximo y adoptar una posición horizontal similar a la que tenemos cuando dormimos) revela que a la persona le  gusta relajarse y sacarle el máximo provecho a su tiempo libre, a la vez que dice que no le gusta tal vez mucho el trabajo y son más propensos a salir durante la semana laboral, probablemente por los mismos motivos.

5. Con la espalda derecha y al borde

Sentarse de esta forma revela un elemento de incomodidad. Por lo regular, son personas que toman menos riesgos o se sienten menos exitosas en sus carreras. Sin embargo, el estudio reveló a la vez que estos individuos son más propensos a sentirse felices con sus parejas y a amar el lugar en donde viven.

6. En posición de Buddha

Según los estudios de Phipps, esta posición refleja tranquilidad, felicidad y confianza personal. Las personas que se sientan así son personas activas, arriesgadas y tienen una vida sexual activa. Asimismo tienen pocos ingresos y menos sensación de éxito en su carrera.

7. Con las piernas abiertas

El estudio de Phipps reveló que quienes se sientan con las piernas completamente abiertas se sienten talentosos y con la urgencia de vivir la vida al máximo. Son más propensos a vivir para el trabajo, tener poco tiempo para la vida personal y poseer altos ingresos.

8. Sentado en el piso

Quienes optan en sentarse en el piso en vez del sofá o una silla reflejan que son personas que prefieren hacer las cosas a su manera y no limitarse por las reglas.

9. Posado en uno de los brazos del mueble

No es una posición de comodidad sino más bien de “estar listo” para partir. Las personas que se sientan de esta manera muestran que están ocupadas todo el tiempo y no tienen un momento libre para relajarse y descansar.

Ahora que conoces los mensajes no verbales que expresan las anteriores posturas, cuida a todo momento la tuya, ya que como dice el Dr. Albert Mehrabian, “todo comunica”.