Joven sirio refugiado en San Diego desaparece durante viaje a la playa

El padre de Mohammed dijo que, debido a la guerra, su hijo no tuvo niñez
Sigue a La Raza en Facebook
Joven sirio refugiado en San Diego desaparece durante viaje a la playa

Hace menos de tres meses, Mohammed al Mustafa y su familia se asentaron en El Cajón, California, una pequeña ciudad en el condado de San Diego. Los al Mustafa, una familia de siete, son refugiados de Siria. En 2014, ellos huyeron de la guerra que ha arrasado a su país. En ese entonces, su única meta era sobrevivir.

El domingo, Mohammed, de 17 años, desapareció durante su primer viaje a la playa. Se presume que el joven se ahogó tras ser atrapado por una corriente en el mar.

Mohammed imploró a sus padres que lo dejaran ir con sus amigos a la playa en Mission Beach, ubicada a 20 millas de El Cajón. Prometió mantenerse en contacto con ellos, y sus padres accedieron.

Antes de desaparecer, Mohammed le llamó a su padre desde la playa por FaceTime, diciéndole que él y sus amigos habían comido pizza mientras disfrutaban la brisa del mar.

Los jóvenes después entraron al agua. La última vez que sus amigos lo vieron, Mohammed estaba vadeando las olas.

Las autoridades del departamento de bomberos dijeron que parece que una corriente jaló a Mohammed y a otro joven aproximadamente a las 6 p.m.

El resto del grupo logró escapar del agua. Al llegar a la orilla, informaron a los salvavidas que sus amigos habían desparecido.

Los socorristas lograron ubicar al otro adolescente, pero nunca encontraron a Mohammed.

Los esfuerzos para encontrarlo continuaron hasta el martes. Las agencias marítimas utilizaron barcos equipados con aparatos de sónar para rastrear el fondo del mar, y un helicóptero también voló sobre el área en busca del cuerpo del joven, todo en vano.

Desde 2014, aproximadamente 1,140 refugiados de Siria se han establecido en el condado de San Diego, sobre todo en las ciudades de El Cajón y City Heights.

La familia al Mustafa se escapó de Siria a mediados de 2014. Ya estando en Turquía, la familia alquiló un hogar, pero los hijos no podían ir a la escuela. Los al Mustafa entonces decidieron registrarse como refugiados y, después de 18 meses de investigación de antecedentes, Estados Unidos les otorgó permiso de ingresar.

Los al Mustafa llegaron a California el 24 de enero. Hasta la semana pasada, Mohammed estudiaba en la preparatoria El Cajón Valley, donde disfrutaba tomar fotografías y jugar futbol.

Husan al Mustafa, el padre de Mohammed, dijo que, debido a la guerra, su hijo no había tenido niñez en Siria. Él trajo a su familia a Estados Unidos con esperanzas de darles una vida mejor.