El activista migrante Hugo Castro, ¿desaparecido por el crimen o extraviado por crisis de paranoia?

Cuando iba rumbo a Chiapas, Hugo Castro comenzó una transmisión en vivo por medio de Facebook para pedir ayuda tras ser "agredido"
El activista migrante Hugo Castro, ¿desaparecido por el crimen o extraviado por crisis de paranoia?

Nadie se explica por qué el californiano Hugo Castro, integrante del colectivo de ayuda humanitaria para migrantes Ángeles de la Frontera, desapareció en una carretera en los límites entre la Ciudad de México y el Estado de México camino a Puebla.

Por ahora se cuenta con dos hipótesis: que pudo haber sido víctima del crimen organizado o que podría haberse perdido en una crisis de estrés postraumático o paranoia debido a las agresiones que ha sufrido como activista.

La primera versión que apunta a posibles manos criminales la lanzó el mismo Castro el pasado jueves 13, a través de un vídeo que publicó en Facebook en medio de la carretera. Allí se puede ver al activista mientras pasan camiones de carga a su costado a los que consideraba “alcohones” (chivatos) y “adoradores de la muerte” que lo seguían desde el estado de Tamaulipas.

“Necesito ayuda. No me voy a mover de aquí porque del otro lado hay cinco o siete de ellos en camiones, como en caravana. Los taxistas no se paran, no me recoge nadie y si me meto entre las casas me siguen y me hacen señas”, describió mientras se filmaba a sí mismo.

“Son labradores de la muerte y me siguen porque descubrí algo en Tamaulipas a lado de Coahuila. No son dos ni 10 son muchos. A lado de la carretera tienen sus santuarios… ¡que alguien me recoja!”.

La segunda pista para la investigación está relacionada con sus antecedentes de salud y de activista, según cuentan a este diario la esposa de Castro, Gabriela, y el activista Irineo Mujica quien acompañaría a Hugo desde Texas como conductores de un par de camionetas que ayudarían a transportar desde Chiapas a centroamericanos que pretenden llegar a Tijuana en el Viacrucis Migrante.

“Hugo estuvo bajo tratamiento diagnosticado con desorden bipolar cuando tenía 17 años. Yo llevo con él viviendo cuatro años, pero nunca había hecho algo que pareciera paranoia, pero, ahora viendo el vídeo me preocupé y consulté con un psicólogo”, comenta la esposa.

“El psicólogo me dijo que si lo persiguieron en algún momento puede tener un estrés postraumático debido a que en su carrera de activista ha sido golpeado por la policía y arrestado”.

En entrevista telefónica, Irineo Mujica, uno de los activistas quien, junto con Castro, forman parte de los colectivos más serios tanto en México como en Estados Unidos, consideró que, si bien no se puede descartar la investigación por crimen organizado, tampoco se puede descartar que podría estar desorientado, vagando por ahí entre las casas.

“Lo que creo es que hay que ser muy cuidadosos porque si está perdido por ahí y empieza a desconfiar de todo el mundo no lo van a poder ayudar”, dijo. “Él es un gran luchador, muy comprometido, y una gran persona, pero también lo que sé es que, cuando sale de algunas áreas le da paranoia y cree que lo persiguen”.

“Yo lo vi una vez en una caravana en Washington y hablaba de chamanes y que una de las personas que nos acompañaba era adorador de la muerte. Luego, por la noche, mientras yo dormía descubrí que él hacia oración y echaba agua bendita… .

El problema de la desaparición de Hugo Castro, de nacionalidad estadounidense aunque de origen mexicano, comenzó al cruzar la frontera en Nuevo Laredo después de viajar a Texas desde California con el fin de llevar los vehículos para el Viacrucis Migrante.

Mujica cuenta que Castro no llevaba pasaporte y tuvo que dejar la camioneta estacionada y quedarse a hacer los trámites para un permiso mientras él avanzó hacia Monterrey. Después de eso, ya no supo más de Castro hasta que éste le mandó un mensaje de texto para informarle que viajaba en camión y los alcanzaría posteriormente.

Gabriela tuvo comunicación con su esposo cuando él se encontraba en la Ciudad de México. “Gaba, te quiero decir que estoy vivo. Me abordó gente del crimen organizado en Tamaulipas y Dios es muy grande porque salí vivo y no te puedo contar más”, le dijo arriba de un camión la última vez que se comunicó: el jueves al medio día. “Lo noté un poco nervioso y desorientado, pero nada más”, recuerda.  Después de eso grabó el vídeo.

La Policía Federal (PF) informó en las últimas horas que emitió una ficha de búsqueda del activista y la Procuraduría General de la República inició una carpeta de investigación.

Uno de los mejores activistas

Wilner Metelus, presidente del Comité Ciudadano en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos, quien a trabajado durante siete años cerca de Castro, desde que ambos lucharon contras la leyes racistas en Arizona hasta la reciente crisis de los haitianos varados en Baja California, consideró que la desaparición del activista no está relacionada con algún problema de salud.

“Hugo es un gran ser humano , por eso hoy estoy dando la cara por él, es un hombre honesto y yo creo que fue víctima de asuntos policíacos (crimen) tanto en Estados Unidos y México por defender a los migrantes y pedimos a las autoridades que lo busquen hasta encontrarlo”.