Congreso aprueba fondos para evitar cierre del gobierno federal

Pero continúan las negociaciones para una medida presupuestaria a largo plazo
Sigue a La Raza en Facebook
Congreso aprueba fondos para evitar cierre del gobierno federal
El Congreso autorizó fondos para las operaciones del gobierno hasta el próximo 5 de mayo.

WASHINGTON.- Sin drama pero con amplias divisiones partidistas, el Congreso aprobó este viernes una ley de gastos por un billón de dólares para evitar el cierre parcial del gobierno por al menos otra semana, mientras los legisladores continúan las negociaciones para una medida presupuestaria a largo plazo.

El Senado aprobó la legislación de gastos a viva voz, horas después de que la Cámara de Representantes lo hiciera con 382 votos a favor y 30 en contra, y ahora solo aguarda la firma del presidente Donald Trump.

El gobierno agotaba sus fondos pasada la medianoche de hoy, y sin la ayuda del Congreso corría el riesgo de cerrar sus puertas, lo que hubiese causado una vergüenza política tanto para los republicanos como para Trump, que mañana cumple 100 días en el poder.

Así, el Congreso autorizó fondos para las operaciones del gobierno hasta el próximo 5 de mayo, aún cuando persisten las pugnas partidistas sobre la ley de gastos en lo que resta del año fiscal 2017, que concluirá el próximo 20 de septiembre.

Los demócratas impidieron que los republicanos incluyesen en la ley de gastos fondos para el muro fronterizo –que calificaron como “píldora venenosa”-, y obtuvieron otra victoria cuando la Casa Blanca aceptó continuar los subsidios contenidos en “Obamacare”.

La Casa Blanca ha solicitado al Congreso una partida inicial de cerca de $1,500 millones para iniciar la construcción del muro fronterizo este verano, pero los republicanos no logran consenso sobre cómo financiarlo.

Previamente, los demócratas habían amenazado con bloquear la ley de fondos si los republicanos insistían en someter a un voto por separado una nueva versión de un proyecto de ley para anular “Obamacare”.

Los republicanos desistieron de su idea, aunque sugirieron que seguirán promoviendo la anulación de la reforma de salud de 2010, pese a que la nueva versión también afronta críticas de la oposición y de grupos cívicos afines.

La medida temporal, conocida como una “resolución continua”, es apenas un “parche” mientras continúan las espinosas negociaciones para financiar las operaciones del gobierno en lo que resta del año fiscal.

“Una resolución continua nunca es la primera opción para financiar al gobierno. Sin embargo, este es el mejor camino que tenemos por delante”, se quejó el legislador republicano y presidente del Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, Rodney Frelinghuysen.