Venezuela presenta la solicitud formal para salir de la Organización de Estados Americanos

El gobierno de Venezuela cumplió con el trámite de denunciar la Carta de la Organización de Estados Americanos, requisito para abandonar el organismo multilateral. La salida del país sólo será efectiva en 2019
Sigue a La Raza en Facebook
Venezuela presenta la solicitud formal para salir de la Organización de Estados Americanos
Almagro recibió el documento de la representante venezolana, Carmen Velásquez.

El gobierno de Venezuela cumplió este viernes con lo anunciado y presentó su carta de renuncia a la Organización de Estados Americanos (OEA).

La representante de Venezuela ante la OEA, Carmen Velásquez, entregó al secretario general, Luis Almagro, el documento por el que Caracas denuncia la Carta de la OEA, formalizando así su solicitud de salirse del ente multilateral.

La medida había sido anunciada esta semana por la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, como respuesta la reunión de ministros de Exteriores para tratar la crisis en el país sudamericano que había sido convocada por el ente multilateral.

“Nuestro retiro de esta organización no es coyuntural. Tiene que ver con la dignidad de nuestro pueblo “, expresó la jefa de la diplomacia venezolana al hacer pública la medida el miércoles.

La salida de la OEA no será efectiva hasta dentro de dos años.

En un mensaje publicado en su cuenta en Twitter, Almagro respondió: “Reiteramos: salida de la OEA no es la solución, lo es la redemocratización del país”, apuntó.

La decisión salir de la OEA se produce luego de que el mismo miércoles el Consejo Permanente de ese organismo decidiera convocar a una reunión extraordinaria de cancilleres para debatir sobre la crisis en Venezuela.

El gobierno de Venezuela se había opuesto a esa reunión y había advertido que de convocarse abandonaría el ente multilateral.

Además, el gobierno de Nicolás Maduro había iniciado gestiones paralelas para que el tema fuera abordado en una reunión de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, un foro que considera más favorable pues excluye a Estados Unidos.

El jueves, durante un acto con mujeres en el Palacio de Miraflores en Caracas, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo: “¡Somos libres de la OEA y más nunca volveremos!” .

“El viejo ministerio de colonias que fue la OEA ha retornado convertido en un verdadero tribunal de inquisición”, agregó.

De concretarse la salida de Venezuela, el organismo internacional estaría ante una situación sin precedentes desde que fue creado en 1948.

Nicolás Maduro
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. Foto: Getty Images

La decisión del gobierno de Maduro, sin embargo, no será efectiva hasta el año 2019.

Hasta entonces, el país sudamericano seguirá siendo un “miembro pleno con todos sus derechos y obligaciones”.

Así, según insisten funcionarios del ente, Caracas tendrá que honrar las deudas correspondientes a su cuota de membresía que para diciembre de 2016 sumaban US$8,7 millones.

También debería cumplir con los principios establecidos en la Carta de la OEA como el respeto a la democracia representativa y a los derechos humanos.

Venezuela se ha convertido en un escenario de constantes manifestaciones callejeras organizadas por la oposición que a menudo son contenidas y dispersadas por la policía y la Guardia Nacional mediante el uso de gases lacrimógenos.

Esta ola de protestas se inició desde finales de marzo, cuando el Tribunal Supremo de Justicia emitió una sentencia en la que asumía todas las competencias de la Asamblea Nacional.

El dictamen fue calificado como un golpe de Estado, por parte de la mayoría opositora que controla el Parlamento desde enero de 2016, y fue duramente criticado por distintos organismos internacionales, incluyendo la OEA que el pasado 3 de abril emitió una resolución que hablaba de una “grave alteración inconstitucional del orden democrático” en ese país .

Por su parte, el gobierno de Maduro ha acusado a la oposición de intentar derrocarle y a la OEA de estar movida por intereses injerencistas.

Durante los últimos años, Venezuela ha estado sumido en una grave crisis económica aguda, con escasez de alimentos básicos y medicinas, y ha registrado altas cifras de violencia.