VIDEO: La “Marcha Popular por el Clima” convoca a cien mil activistas a Washington

Activistas convocan a miles para protestar contra la política ambiental de la Administración Trump
VIDEO: La “Marcha Popular por el Clima” convoca a cien mil activistas a Washington
Activistas convocan a una marcha para pedir al gobierno que no niegue el cambio climático.

WASHINGTON.- Apoyados por el actor Leonardo DiCaprio, el magnate empresarial británico Richard Branson y el exvicepresidente, Al Gore, unos 100,000 activistas de todo EEUU participarán mañana en Washington en una “Marcha Popular Climática” para exigir “la protección del medio ambiente, trabajos y justicia”.

El día que se cumplen los primeros 100 días de la Administración Trump, nos lanzaremos a las calles de Washington D.C. para demostrarle al mundo y a nuestros líderes que nos vamos a resistir a los ataques contra nuestra gente, nuestras comunidades y nuestro planeta.

La marcha da seguimiento a una similar de 2014 en Nueva York, que convocó a centenares de miles de manifestantes, y coincidirá con el hito del presidente Donald Trump de sus primeros 100 días en el poder.

Para esta marcha, que se realizará bajo una temperatura de hasta 93 grados Fahrenheit y un alto nivel de humedad en Washington, los organizadores han convocado a entre 50,000 y 100,000 personas, según el Servicio Nacional de Parques.

También habrá más de 200 marchas paralelas en otras ciudades del país, incluyendo una en Miami, a la que ha sido invitada la exadministradora de la Agencia para la Protección Ambiental (EPA), Gina McCarthy.

El sábado pasado, en el “Día de la Tierra”, científicos de todo el país ya habían organizado su propia “Marcha por la Ciencia” y un mitin político en Washington, para protestar contra la política ambiental de la Administración Trump.

Activistas exigen al gobierno que no ignore el cambio climático. AFP/Getty

Paul Getsos, coordinador nacional del “Movimiento Climático Popular”, que organiza la marcha, explicó que aprovecharán la fecha para demostrar el rechazo a las políticas de Trump que, a su juicio, son un ataque continuo al bienestar social y económico de las familias y la protección ambiental.

Los activistas comenzarán la marcha en las cercanías del Capitolio y proseguirán por la Avenida Pensilvania, hasta llegar a la Casa Blanca, donde se sentarán durante 100 segundos, en alusión a los primeros 100 días de Trump en el poder.

La marcha, que reunirá a científicos, inversionistas, trabajadores, estudiantes y líderes empresariales, culminará a los pies del Monumento a Washington.

“Vamos a rodear la Casa Blanca y tomar ese espacio de forma pacífica y unida, para dejar muy en claro que nuestro movimiento está creciendo, que vamos a resistir a cada paso”, agregó Getsos.

La meta del movimiento es que la clase política en Washington y las corporaciones que la respaldan promuevan un futuro de energía limpia y renovable capaz de crear empleos para el sustento de todas las familias estadounidenses.

Branson, fundador de “Virgin Group”, explicó en su página web que se sumará a la marcha porque cualquier acción a favor del desarrollo de “energía limpia” es buena para los negocios.

“Estaré marchando en solidaridad con la gente más vulnerable a los terribles impactos del cambio climático. Pero también con los millones de personas que se beneficiarían de la transición (a energía limpia). Tenemos una increíble oportunidad de innovar, crear empleos, y construir un futuro económico que de oportunidad y prosperidad para todos”, resumió.

El fundador de Virgin Group, Richard Branson (der.) participará en la marcha para apoyar el fomento de “energía limpia”. Foto: Virgin Group

Según Branson, los inversionistas “tienen hambre” de fuentes de energía renovables.

En 2015, las inversiones en energía eólica, la derivada de molinos de viento, incrementó en un 4%, mientras que la capacidad eólica aumentó en un 31%, según Branson.

Los reclamos de grupos ambientalistas han caído en oídos sordos. En víspera de la marcha, Trump firmó una orden ejecutiva que apoya ampliar las operaciones de extracción petrolera en la costa atlántica del país y en el océano Artico.

El mandatario también ha dado luz verde a la construcción del oleoducto Keystone XL, y otro en Dakota del Norte, además de que ha eliminado regulaciones ambientales adoptadas por la Administración Obama y que, según su gobierno, impiden la creación de empleos.

Ayer, decenas de activistas protestaron frente al Hotel Trump en Washington, bloqueando el tráfico y gritando consignas contra sus políticas.

Por ahora, la Casa Blanca no ha precisado si EEUU se retirará del Acuerdo de París, un pacto suscrito por más de 190 países para reducir las emisiones tóxicas que contribuyen al cambio climático.

El “Movimiento Climático Popular” es una vasta coalición de grupos ambientalistas, pro-inmigrantes, indígenas, religiosos y sindicalistas que promueve la justicia racial y económica en EEUU.