Antojo de verano

Si no tienes parrillera, este es tu momento de regalarte una

Se anuncia el verano, aumenta la temperatura, las horas de sol y empieza el antojo de una barbacoa.

Seguido a eso, tenemos dos opciones: limpiar el grill que tuvimos durmiendo durante el invierno o comprar uno nuevo.

Si el tuyo estuvo de siesta o si eres de los que va al parque a usar uno por el que todo el pueblo ha pasado, recuerda que seguramente en esa parrilla quedarán restos de la última vez que se usó.  Por eso:

  • Tienes que desmontar las más piezas posibles para poder limpiarla bien con mucha agua y jabón y un cepillo fuerte especial de parrillas.
  • Nunca uses limpiador de horno, usa el de fregar o un removedor de grasa especial para barbacoas.
  • Seguido a eso, deja que el fuego la “cure” y la deje como nueva. Grasa vieja acumulada llama a un fuego no deseado o a una grave intoxicación por contaminación.
  • Después de usarla, intenta aprovechar el ánimo y antes de guardarla, déjala totalmente limpia y así no se te acumula el trabajo y de paso te dura más.

Si no tienes parrillera, este es tu momento de regalarte una.  Mira bien las opciones, no compres la primera que veas y piensa siempre en el número de veces que la vas a usar, el lugar donde la vas a mantener para que no se deteriore y si va a ser de gas, regálate el tiempo de estudiar bien el tema para que no tengas nunca escapes o accidentes.

Para los que son prácticos, modernos, viajeros y aventureros como yo, les recomiendo esta chulería que me robó el corazón y que ahora llevo a todas partes.  Es el nuevo Portable Grill de Kirkland perfecto para dos, lo cual lo hace genial para parejas o familias pequeñas.  Fácil de usar, limpiar, lo guardas en el closet, lo subes a tu coche y lo llevas a donde quieras.  Económico, viene en dos colores y la puedes pedir online.

Ya no hay excusas para no disfrutar de un sabroso asado.  Ahora solo queda seleccionar el menú.

 20 Minutos    2 porciones

By Doreen Colondres

  • 1 1/2 libra de rib-eye steak
  • 1 1/2 cda. de café en polvo (molido)
  • 2 cdtas. de chile en polvo o 1 cda. de pimentón (paprika) dulce
  • 1 cda. de azúcar
  • Sal y pimienta a gusto
  • 5 oz. de pasta cabello de ángel corta (fideo corto)
  • 7 oz. de yogurt griego
  • 1 taza de cilantro picado
  • 1 diente de ajo
  • 1/2 chile serrano sin venas ni semillas (opcional)
  • Sal a gusto
  1. En un plato con papel toalla, cubre la carne para secarla bien.  Luego, retira el papel, agrega sal y pimienta a gusto y deja a un lado.
  2. En otro plato, agrega la mezcla del marinado seco y acuesta la carne por ambos lados en el plato para que se cubra bien por todos sus lados.
  3. Llévala a un sartén, una plancha de hierro o una parrilla bien caliente. Puedes agregar 1 cucharadita de aceite al sartén si gustas.
  4. Cocina por 3-4 minutos por el primer lado, voltea y cocina por 2-3 minutos más por el otro lado, dependiendo de tu gusto de grado de cocción de la carne.  Luego retírala y déjala descansar en un plato mientras cocinas la pasta.
  5. En agua hirviendo con suficiente sal, agrega la pasta y cocina por 5 minutos o hasta que la sientas cocida. Retírala del calor, cuélala y llévala a un envase profundo.
  6. En una licuadora o con batidora de mano, mezcla todos los ingredientes de la salsa. Pruébala, mezcla bien con la pasta y sirve inmediatamente con la carne.

Doreen Colondres es nuestra celebrity chef.  Autora del libro La Cocina No Muerde.  Una viajera incansable, graduada y certificada en cocina y vinos. Síguela en Facebook e Instagram @Doreen Colondres y visita www.LaCocinaNoMuerde.com o adquiere su libro en Amazon o Itunes.

En esta nota

Chef Doreen Colondres La cocina no muerde Receta del día

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain