¿Hay un candidato sorpresa en las elecciones del Estado de México?

La candidata izquierdista Delfina Gómez aventaja en la intención de voto
Sigue a La Raza en Facebook
¿Hay un candidato sorpresa en las elecciones del Estado de México?
EFE

MÉXICO.-  La mayoría de los mexicanos no creen en las encuestas. Así lo afirma José Luis Vázquez, contador y abogado mexiquense, quien está convencido de que Juan Zepeda, su candidato favorito del Partido de la Revolución Democrática (PRD) puede dar una sorpresa y ganar la gubernatura del Estado de México el 4 de junio.

Que si Alfredo del Mazo, del PRI, tiene entre 30 puntos porcentuales y Delfina Gómez, de Morena, 31 o viceversa, según quien lo mire, si son las encuestadoras de El Universal o Reforma, “es lo de menos”, comenta en entrevista de este diario como un ciudadano más que habla del “fenómeno Zepeda”.

En los últimos meses, el candidato izquierdista que creció en una casa de cartón del violento municipio de Nezahualcóyotl, ha sido el único candidato que sumó popularidad al pasar de ser casi un desconocido a un tesoro codiciado de 17 puntos que pelearon tanto Del Mazo como Gómez para sumarlo a sus respectivas campañas.

“Las puertas de Morena están abiertas”, le dijo hace unos días Andrés Manuel López Obrador, fundador de Morena,  en en un mitin poco antes del cierre final de las campañas. “Si gano, puedo incorporarlo a mi administración”, aseguró Del Mazo.

Zepeda, abogado por la Universidad Nacional Autónoma de México,  no declinó. Los guiños de sus rivales más bien lo envalentonaron, “caballo que alcanza, gana”, dijo, y siguió solo con un PRD resquebrajado por la desbandada de integrantes a Morena tras la flauta de López Obrador más radical respecto a su posición antigobierno.

“Yo confío en que Juan Remonte”, asegura Vázquez, quien representa a un perfil de izquierda más moderada que abraza abiertamente las causas de igualdad social como el matrimonio gay y el aborto, dos temas que le pasaron la factura al PRI en las elecciones del año pasado y por los cuales hoy los partidos se andan con más tiento: incluso Morena lo sacó de la agenda.

El mismo Zepeda ha hecho sus propias cuentas sobre los hechos que podrían catapultarlo milagrosamente hasta la victoria: una alta participación, por ejemplo, o la decisión de los indecisos a los que no los convencen los dos punteros y ven más lejana la victoria de Josefina Vázquez Mota (aunque ronda el 14% de la intensión de votos), del PAN.

Vázquez Mota se ha venido abajo tras diversas acusaciones de desvío de recursos a través de la organización Juntos Podemos que apoya a migrantes y una campaña sosa que, según el periódico El Universal, se debe a que previamente negoció con su partido seis legislaturas de representación proporcional: dos en el Senado (una para ella); dos en la Cámara de Diputados (una para su hija) y dos en el congreso del Estado de México. Gane o pierda.

Lejos de la teoría de la sorpresas que descartan a Vázquez Mota y empujan a Zepeda, dirigentes de Morena consideran que la figura de Juan Zepeda no es otra cosa que una mala obra del PRI para quitarle votos a Delfina Gómez.

“Los priistas están apostando a que la contienda sea de tres para así posicionarse mejor”, dijo Dante Delgado, vocero de Morena.

De cualquier forma, Zepeda sigue a la alza como una figura fuerte que creció desde los estratos sociales más bajos hasta convertirse en un político fresco (usaba el cabello largo hasta que ganó la alcaldía de Netzahualcóyotl) que ha puesto a hacer sumas y restas a los otros partidos y especialmente a Morena que sabe que no es opción única en las izquierdas.