Mantienen la lucha activa en defensa de Obamacare en Chicago

Líderes religiosos y de minorías oraron y defendieron públicamente la Ley de Cuidado de Salud Asequible

Minorías de Chicago realizaron una procesión hacia el Thompson Center en defensa de Obamacare.  (Belhú Sanabria / La Raza)
Minorías de Chicago realizaron una procesión hacia el Thompson Center en defensa de Obamacare. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Belhú Sanabria / La Raza

Con un servicio religioso, oración, música y procesión, un grupo de minorías y líderes interdenominacionales hicieron un llamado al gobernador de Illinois Bruce Rauner y a miembros del Congreso a pronunciarse contra los esfuerzos para derogar la vigente Ley de Cuidado de Salud Asequible, conocida como Obamacare.

Líderes de diferentes religiones se unieron para participar en un servicio de oración en The Chicago Temple el pasado 18 de julio. El motivo: luchar para frenar la derogación de Obamacare. Y es que la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que la derogación de esa ley, como ha planteado el líder del Senado, Mitch McConnell, dejaría a 32 millones de estadounidenses sin seguro de salud.

Shirley Pérez compartió durante el servicio religioso el testimonio de su hija, quien tiene necesidades especiales. Ella dice que su hija necesita cuidado médico regular y que gracias a Medicaid, su hija puede obtener medicamentos y recibir el cuidado que necesita. “La actual propuesta de salud [Trumpcare] será perjudicial para mi hija, familias y para todo el país”, sentenció.

Posible pérdida de empleos

Por su parte, la reverenda CJ Hawking, directora ejecutiva de Arise Chicago, destacó  la importancia de Obamacare en las familias de bajos ingresos e incluso de la clase media y aseguró que de ser revocada esa ley muchas personas no solo perderían cobertura médica sino también podrían generarse significativas pérdidas de empleo en Illinois.  Un estudio de la Universidad George Washington calcula que solo en Illinois se podrían perder 114,000 empleos para 2019.

Will Guzzardi, representante estatal (D-39), quien estuvo presente en el servicio religioso y apoya esta lucha, dijo que hasta el momento el plan republicano para derogar y reemplazar Obamacare no cuenta con el apoyo que necesita por lo que “tenemos que unirnos como siempre y luchar contra ese plan [Trumpcare],  hay que proteger el Obamacare y luchar para que todas las comunidades en Chicago, en Illinois y en Estados Unidos tengan acceso al cuidado de salud que necesitan”.

El acto incluyó una procesión que partió de The Chicago Temple hacia el James Thompson Center, imposición de manos afuera del edificio y oraciones por el gobernador Rauner y líderes del Congreso.

Guillermo García, de 68 años, dije que aunque él tiene cobertura médica a través de Medicare no quiso dejar de estar presente en el servicio religioso y acompañar la procesión porque asegura que en la unidad y la acción está la clave para ganar esta lucha.

“Este es el peor ataque al cuidado de salud de la mujer en esta generación. La mujer potencialmente [con el plan republicano] podría pagar más por simplemente ser mujer, esto es injusto. Nosotros tenemos que continuar luchando, esta batalla no ha terminado”, opinó  Julie Lynn, gerente de asuntos externos de Planned Parenthood mientras acompañaba la procesión afuera del edificio James Thompson Center.

“En lugar de buscar eliminar Obamacare creemos que el cuidado debe ser fortalecido y expandido para asegurar que los más vulnerables sean tratados con la dignidad y el amor que nuestras creencias  mandan”, señalaron los organizadores.

Chicago Coalition for the Homeless, SEIU Healthcare Illinois & Indiana, Citizen Action/Illinois, Arise Chicago, Rainbow PUSH, ACLU Illinois, Iglesia Cristiana Trinity United y Chicago Women Taking Action fueron algunos de los grupos que organizaron el evento.