Trump anunciará posible despliegue de 4,000 soldados más en Afganistán

El presidente Trump dará su mensaje televisivo hoy a las 9:00 p.m. del Este

Guía de Regalos

Trump anunciará posible despliegue de 4,000 soldados más en Afganistán
El conflicto en Afganistán lleva 16 años y ha cobrado la vida de 16 años.

WASHINGTON.- En su primer gran discurso sobre seguridad nacional, el presidente Donald Trump explicará hoy el posible despliegue de unos 4,000 soldados adicionales para la guerra en Afganistán,  un conflicto militar que condenó como candidato y que ahora es el más prolongado de EEUU.

De regreso en la Casa Blanca tras 17 días de vacaciones, Trump pronunciará su primer discurso televisivo en horas de máxima audiencia a las 9 de la noche hora local desde Fort Myer, en Arlington (Virginia), rodeado de miembros de las Fuerzas Armadas.

El viernes pasado, Trump ya había ofrecido en su cuenta en Twitter un adelanto de su nueva estrategia en Afganistán,  al señalar que realizó consultas con más de una veintena de miembros de su equipo de seguridad nacional en la casa de retiro presidencial en Camp David (Maryland).

El conflicto en ese país ya lleva 16 años y hasta octubre de 2016 se había cobrado la vida de 2,386 soldados estadounidenses, además de 20,049 lesionados.

Esa guerra, lanzada durante la Administración Bush tras los atentados del 9/11, también ha causado la muerte de 1,173 contratistas civiles de EEUU, según datos oficiales.

Al anunciar su estrategia en una instalación militar, Trump usará prácticamente el mismo telón de fondo que utilizó su antecesor, Barack Obama, cuando éste anunció su estrategia en el país asiático en 2009, mientras su Administración afronta las mismas divisiones políticas en torno a Afganistán que sus predecesores.

En declaraciones a los periodistas que lo acompañan a Jordania, el secretario de Defensa, Jim Mattis, dijo ayer que Trump quería hacer él mismo el anuncio sobre la estrategia militar, y una vez que lo haga, el Pentágono realizará los ajustes para el envío de tropas.

En los últimos  meses, Mattis había indicado que la estrategia, en todo caso, tiene que incluir más que el despliegue adicional de tropas, de tal manera que Pakistán deje de dar refugio a los talibanes dentro de sus fronteras, y aumente su propio combate contra el Estado Islámico (ISIS), y Al Qaeda.

Si Trump anuncia el despliegue adicional de tropas para ayudar a combatir a grupos terroristas como el Estado Islámico, Al Qaeda y los talibanes, estaría contrariando su propia retórica en la contienda electoral,  cuando condenó la expansión de operaciones militares de EEUU en el exterior.

Su estrategia será una gran prueba política de cara a su base, tomando en cuenta que su despedido principal asesor político y arquitecto de su triunfo electoral, Steve Bannon, siempre se opuso al envío de más tropas y “vendió” a sus votantes un mensaje de aislamiento y nacionalismo económico.

Pero si no autoriza el despliegue adicional, se agravaría la inestabilidad en Afganistán y el riesgo de más ataques terroristas, especialmente en Kabul y los alrededores de la capital, según expertos.

El número de soldados estadounidenses que serían desplegados a Afganistán –encima de los 8,400 afincados allí- serviría de complemento a los centenares de asesores adicionales que enviaría la organización transatlántica de la OTAN y países europeos para el conflicto bélico en ese país.

En la actualidad, el gobierno de Afganistán aporta a los esfuerzos militares unos 21,000 soldados de operaciones especiales, que conforman el 7% de sus fuerzas de defensa y seguridad nacional.  Los soldados estadounidenses tienen un papel clave de asesoría y logística, pero pueden abrir fuego en defensa propia.

Trump anunciará su nueva estrategia mientras EEUU inició ejercicios militares conjuntos con Corea del Sur, como los hace cada año, pese a las  nuevas amenazas de Corea del Norte de que éstos podrían conducir a  una “fase incontrolable de guerra nuclear”.

Pero también se producirá en unos momentos en que su popularidad está por los suelos, un creciente número de legisladores republicanos le reprochan su retórica política, y su agenda legislativa se encuentra estancada.

El mandatario participará mañana por la noche en un mítin político en Phoenix (Arizona), en un baño de multitudes que, según expertos, podría caldear más los ánimos entre la mayoría de los votantes que desaprueban de su gestión.