Casa Blanca tiene listo el perdón presidencial para exalguacil Joe Arpaio

El presidente Donald Trump sí perdonará a quien fue sentenciado por acosar a inmigrantes hispanos
Casa Blanca tiene listo el perdón presidencial para exalguacil Joe Arpaio
"Él estará bien", dijo el presidente Trump sobre Joe Arpaio.

WASHINGTON.- El presidente Donald Trump sugirió anoche que otorgará un perdón presidencial al exalguacil del Condado de Maricopa, Joe Arpaio y, aunque no dijo cuándo, la Casa Blanca ya tiene listos los trámites para cuando el mandatario lo decida.

Durante un combativo discurso en Phoenix (Arizona), el mandatario dijo anoche que no usaría la ocasión para dar el perdón a Arpaio, porque quería evitar “controversia”, pero dejó entrever que éste fue condenado “por hacer su trabajo” y que al final “estará bien”.

Arpaio fue condenado por desacato criminal al violar una orden judicial para cesar el acoso y discriminación racial contra inmigrantes hispanos, y recibirá el próximo 5 de octubre una sentencia de seis meses.

La mayoría de grupos cívicos y defensores de los inmigrantes, incluyendo la Unión de Libertades Civiles de EEUU (ACLU),  han desaconsejado el perdón a Arpaio, porque enviaría el mensaje de que es correcto desobedecer a los tribunales o continuar una discriminación “sistemática” de los latinos.

La ACLU delineó cinco razones por las que Arpaio no merece un perdón: su “perfil racial” de los latinos; ignoró centenares de casos de abuso sexual por su obsesión con la persecución de los inmigrantes; creó condiciones infrahumanas en las celdas para los inmigrantes detenidos; actuó con negligencia en torno a la salud física y mental de los detenidos, y usó el poder para emprender represalias contra sus críticos.

Aunque los abogados de Arpaio han presentado mociones para conseguir un nuevo juicio, en paralelo, la Casa Blanca ya tiene listos los trámites para otorgarle el perdón, a la espera de la decisión de Trump, dijo la cadena CNN, citando a un funcionario de la Administración.

Consultada por este diario, una portavoz de la Casa Blanca enfatizó hoy que “la Casa Blanca no comenta sobre deliberaciones privadas que puedan o no estar ocurriendo”.

La portavoz tampoco quiso comentar sobre el coro de voces opuestas al perdón a Arpaio.

Los asesores y allegados de Trump han dicho que el mandatario no es “racista”, pero el perdón a Arpaio, según activistas, envía el mensaje de que apoya a un líder republicano que sí impuso una política migratoria claramente sesgada contra los inmigrantes hispanos.

Al parecer, la Casa Blanca también alista los argumentos que usará para justificar el perdón presidencial, tomando en cuenta la volatilidad del asunto.

Uno de esos argumentos, según CNN, es que Arpaio prestó servicio al país durante medio siglo, ya sea en las Fuerzas Armadas como en la Dirección Estadounidense Antidrogas (DEA) y como alguacil (“sheriff”) del Condado de Maricopa y, según la Administración, no es correcto enviarlo a prisión “por hacer cumplir  las leyes” y resguardar la seguridad ciudadana.

En julio pasado, Arpaio, quien se ufanaba de ser el alguacil “más duro” de EEUU, fue declarado culpable de desacato criminal por desobedecer la orden de un juez federal para que cesara la discriminación racial de los latinos.

Arpaio, uno de los primeros y pocos republicanos en apoyar la candidatura presidencial de Trump el año pasado, estuvo en la mira del Departamento de Justicia desde 2006 por su discriminación “sistemática” contra los hispanos.

Arpaio fue elegido alguacil en 1993 y desde siempre contó con el apoyo de grupos ultraconservadores y anti-inmigrantes, como “InfoWars”, pero perdió la reelección en noviembre pasado tras una fuerte campaña de presión en su contra.

Haciéndose eco de grupos cívicos en todo el país, el alcalde de Phoenix, Greg Stanton, advirtió ayer que si Trump sigue adelante con el perdón a Arpaio, estaría atizando las divisiones raciales en el país.

Mientras, un abogado de Arpaio, Mark Goldman, dijo hoy en una declaración escrita que, apartando las simpatías o rechazo de Arpaio, el tribunal “privó al alguacil de sus derechos constitucionales, derechos constitucionales que hacen grande a EEUU”.