EEUU tendrá restricciones de viaje para países que no cumplan nuevos estándares de seguridad

La llamada "veda de viajes", inicialmente conocida como veda musulmana, expira el domingo, y será sustituida por prohibiciones más "específicas" a una lista de países, aún desconocida.
EEUU tendrá restricciones de viaje para países que no cumplan nuevos estándares de seguridad
La Corte Suprema escuchará el caso en octubre para determinar si la orden presidencial tiene una intención discriminatoria, pero los cambios pueden afectar el caso legal (Foto: archivo)

El gobierno de Donald Trump está considerando restricciones de viaje para países que no cumplan con nuevas y supuestamente más estrictas medidas de seguridad, para substituir la “veda general” impuesta sobre seis países de mayoría musulmana, que vencen el domingo.

“El presidente está considerando opciones que reforzarán los estándares de seguridad para extranjeros que viajan a Estados Unidos”, dijo Miles Taylor, asesor de anti terrorismo a la Secretaría de Seguridad Nacional (DHS). “Hemos realizado un intenso proceso para determinar si todos los países nos están dando la información que necesitamos para saber si sus ciudadanos pueden significar una amenaza”.  

No está claro qué países enfrentarán las restricciones, pero Taylor dijo que “las nuevas medidas son duras pero específicas”.

Portavoces de La Casa Blanca y el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) dijeron en una llamada con reporteros este viernes que esperaban la aprobación del Presidente para hacer un anuncio más específico.

Reportes filtrados antes de la llamada a varios medios nacionales indicaron que ya no serán 6 los países restringidos sino 8 o 9 países, de una lista de 17 que inicialmente no cumplían con todos los nuevos requisitos que Estados Unidos está adoptando por recomendación de expertos de DHS.

No obstante, estos no se darán a conocer hasta el anuncio oficial, una vez que el presidente Trump la apruebe, y los funcionarios no adelantaron cuando ocurriría.

Se recordará que en marzo el presidente Donald Trump firmó una orden ejecutiva que prohibió la entrada a visitantes de seis países: Siria, Libia, Irán, Yemen, Somalia y Sudán.

Esa orden fue suspendida y posteriormente la Corte Suprema decidió que podía seguir adelante temporalmente, con excepciones para personas que tuvieran  relación legítima con un ciudadano o residente legal de Estados Unidos, pero se está aplicando desde junio.

El 10 de octubre, el caso arriba a la Corte Suprema para una discusión a fondo, pero los nuevos cambios pueden afectar las discusiones legales, ya que la demanda está basada en la orden que estaría a punto de quedar sin vigor y no sobre los nuevos cambios, aún no anunciados en detalle.

Las nuevas medidas fueron interpretadas por algunos críticos como un intento de enmendar “lo que fue una medida discriminatoria y anti constitucional desde un principio”.

Parece que los tribunales han obligado al gobierno de Trump a enfocarse en la seguridad y no en el odio anti musulmán”, dijo Alex Aleinikoff, experto en ley migratoria, director del Zolberg Institute on Migration and Mobility y quien fuera asesor migratorio del equipo de transición del presidente Barack Obama en 2008.

“Aún no tenemos la información completa de lo que anunciarán”, agregó Aleinikoff. “Pero recordemos que cuando anunciaron la veda dijeron cosas que no eran ciertas, como que el chequeo de los refugiados era incompleto y no sabíamos quienes eran estas personas. Eso es incorrecto”.

Durante la llamada, los personeros del gobierno explicaron que estas nuevas medidas siguieron a un “proceso intenso de muchas semanas, en las que diversas agencias se comunicaron con todos los países del mundo”.

“Cuando el presidente dio su orden en marzo (la segunda, pues la primera fue rechazada por las cortes), iniciamos una revisión mundial de los estándares de seguridad de todos los países”, dijo Raj Shah, secretario de prensa asistente de la Casa Blanca.

Taylor indicó que ese proceso incluyó determinar si cada país ofrece la información necesaria para cada personas que viaja, si esta información es adecuada y si es suficiente para determinar si el individuo  “podría implicar una amenaza”.

Dijeron que se trata de medidas que no se habían tomado antes en relación a la identidad de los viajeros y a la información de seguridad disponible.

Como ejemplo, dijeron que tomaron en cuenta si el país tiene pasaportes electrónicos seguros y si compartía información verificada de historia penal y posibles lazos terroristas para cada viajero.

A raíz de eso, dijo Taylor, Estados Unidos “desarrolló  nuevas reglas”.

“Los ciudadanos de países que no cumpla los nuevos estándares no podrán entrar a Estados Unidos. Los ciudadanos de algunos países, que no cumplan con todo, podrían requerir un escrutinio adicional”, dijo.

Según los personeros, algunos países en la lista inicial “hicieron cambios” para resolver los problemas y otros “ni siquiera respondieron”.

No especificaron si los seis de la veda inicial estaban en la lista o si alguno había sido eliminado.