Dreamers, demócratas y activistas piden voto del DREAM Act en diciembre

El último plazo para renovar "DACA" marca la cuenta regresiva para votar el "DREAM Act", aseguran activistas
Dreamers, demócratas y activistas piden voto del DREAM Act en diciembre
"Dreamers" se unen a líderes demócratas para exigir un Dream Act "limpio". María Peña/Impremedia

WASHINGTON – Al iniciar la cuenta regresiva para la eventual votación de un DREAM Act que legalice a los jóvenes indocumentados, decenas de Dreamers, líderes demócratas, sindicalistas y grupos cívicos instaron este jueves al Congreso a que apruebe la medida “sin ataduras” y a más tardar el próximo 9 de diciembre.

En sendas conferencias de prensa en Washington, Dreamers,  demócratas y líderes de grupos cívicos de todo EEUU destacaron la urgencia de una solución consensuada que evite la deportación de los DACAmentados.

Con el Capitolio a sus espaldas, Dreamers del grupo “United We Dream”, líderes demócratas del Congreso y sindicalistas, presionaron por la aprobación de un DREAM Act “limpio”, que no incluya “píldoras venenosas” sobre la seguridad fronteriza que puedan torpedear la medida.

Una de las opciones que sopesan los demócratas es que la legislación sea incluida en una obligatoria ley de gastos presupuestarios que debe ser aprobada para el próximo 9 de diciembre.

Un Dream Act “limpio”

El legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, afirmó que su bancada buscará la inclusión de la medida en un proyecto de ley presupuestario de obligada aprobación, el 9 de diciembre.

El DREAM Act, copatrocinado por los senadores Dick Durbin, demócrata por Illinois, y Lindsey Graham, republicano por Carolina del Sur, podría beneficiar a hasta 1,8 millones de jóvenes indocumentados.

Gutiérrez advirtió de un posible cierre del gobierno si los republicanos se empeñan en condicionar el DREAM Act a más medidas para la vigilancia fronteriza y la represión de inmigrantes indocumentados.

“No quiero ver el gobierno cerrado.. necesito un gobierno abierto, con el voto mío que cuente con mis ideales y que cuenta con responder a las aspiraciones y el deseo de justicia para todos los Soñadores”, enfatizó.

Las senadoras demócratas Kamala Harris, de California, y Elizabeth Warren, de Massachusetts, líderes de los sindicatos “SEIU” y de la Asociación Nacional de Educación (NEA), y Ben Wikler, activista de “MoveOn.org”, se hicieron eco de esas demandas.

Deyanira Aldana, una “Dreamer” mexicana de Nueva Jersey cuyo permiso vence en mayo de 2019, explicó que es “inaceptable” ofrecer protección a los Dreamers y poner en riesgo de deportación a sus padres.

La “Dreamer” mexicana de Nueva Jersey, Deyanira Aldana, no acepta que sus padres queden sin protección. Foto: María Peña/Impremedia

“Mi hermano no pudo renovar, está completamente indocumentado, y vine a luchar por él. El Congreso debe aprobar el Dream Act para que vivamos sin miedo, y no aceptaremos ser pieza de negociación; no somos nada sin nuestros padres“, dijo Aldana, una veracruzana de 22 años, que llegó en 1999 a los 4 años de edad.

Última llamada

La campaña de presión coincidió hoy con la fecha límite para la última renovación de los permisos de dos años bajo el programa de “acción diferida” (DACA) de 2012, con la meta de eliminarlo de forma escalonada el 5 de marzo de 2018.

La Oficina de Servicios de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) sólo tramitará las solicitudes que físicamente haya recibido hoy en sus oficinas en todo el país.

De los poco más de 154,000 DACAmentados afectados por el plazo –con permisos que vencen entre el pasado 5 de septiembre y el 5 de marzo de 2018-, alrededor de 36,000 aún no habían solicitado una prórroga, mientras que unos 118,000 fueron aprobados o están “en cola”, según USCIS.

Desde agosto de 2012, DACA dio protección a unos 800,000, pero la cifra actual ronda los 690,000, debido a que muchos ajustan su estatus migratorio, no renuevan los permisos, o les han sido revocados.

Pese a las presiones políticas, la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, se negó a extender el plazo hasta enero próximo, aunque dijo que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) haría exenciones “caso por caso” para los Dreamers afectados por los huracanes en Texas, Florida, Puerto Rico y las Islas Vírgenes.

Espacio para negociar

El DREAM Act es apenas una de al menos cinco medidas de legalización de los Dreamers ante ambas cámaras del Congreso, y de entrada hay posturas extremas sobre lo que debe incluir el proyecto definitivo.

Algunos Dreamers insisten en “todo o nada” y “todos o ninguno”,  mientras que, en el polo opuesto, republicanos exigen más elementos para la vigilancia fronteriza y se oponen a la “migración en cadena”.

“La cuenta regresiva comenzó hoy.  Creo que el presidente (Trump) debe presionar a los republicanos… y creo que hay espacio para acercar posiciones y lograr un consenso razonable que ayude a los Dreamers“, dijo Alfonso Aguilar, presidente de la “Alianza Latina para Principios Conservadores”.

Alfonso Aguilar, presidente de la Alianza Latina para Principios Conservadores, cree que el Congreso tiene “espacio para negociar”. Foto: María Peña/Impremedia

“El consenso debe evitar píldoras venenosas que maten el proyecto. Mientras más sencillo sea el proyecto, mejor, enfocarnos primero en los Dreamers, y abrir las puertas para algo más grande más adelante”, observó.

Por su parte, Sindy Benavides, una líder de la Liga Nacional de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), un grupo no partidista, dijo que su grupo estará movilizando a sus líderes locales y a los jóvenes,y la presión en el Congreso.

“Que sepan que esta es una prioridad para LULAC, que seguiremos luchando para que no se ponga en peligro la vida de nuestros niños”, afirmó.

Aguilar y Benavides participaron en un evento separado con grupos conservadores para analizar los próximos pasos tras el plazo final de “DACA”.

 Dreamers se movilizan  

 En ese sentido, Greisa Martínez-Rosas, directora de activismo de “United We Dream”, explicó que su grupo programará visitas de más de mil Dreamers a Washington, para el próximo 8 de noviembre y la semana del 4 de diciembre.

Greisa Martínez Rosas dijo que su grupo, “United We Dream” traerá a más de mil “Dreamers” a Washington el mes próximo. Foto: María Peña/Impremedia

“En 2018, por las elecciones, será difícil conseguir algo, pero vamos a seguir insistiendo en un voto antes de que termine este año. Mientras, seguimos los talleres de educación y capacitación, y nos vamos a movilizar en niveles locales y estatales también para que haya políticas santuario, más protecciones para los jóvenes“, afirmó.

“No podemos prometerles que se aprobará el Dream Act, pero sí podemos prometer que vamos a fortalecer nuestro movimiento y empoderamiento político”, aseguró.

 Consejos contra la ansiedad

 Gladys Márquez, maestra y presidenta del Grupo Hispano de la NEA, viajó desde Frankford (Illinois) junto a más de 200 educadores para trasladar un mensaje de apoyo a “una comunidad que vive en crisis”.

La NEA trabaja con otros grupos sin fines de lucro para organizar talleres de información y de ayuda a los DACAmentados, y piensa continuar la campaña de presión en las oficinas del Congreso.

Gladys Márquez, del sindicato de maestros NEA, dijo que su grupo mantendrá la presión a favor del “Dream Act”. Foto: María Peña/Impremedia

“Le digo a mis alumnos y al resto de los Dreamers que tienen que vivir la vida de frente, sin miedo, y movilizarse para presionar al Congreso a que apoye el Dream Act. La gente tiene miedo, algunos alumnos hablan de suicidio, depresión, pero les pido que luchen y creen conciencia… los jóvenes son nuestro futuro“, puntualizó.