El gobierno de España interviene para que Cataluña vuelva a la legalidad

El presidente Mariano Rajoy cesará al gobierno regional y convocará elecciones para que Cataluña "vuelva a la legalidad". Las medidas se enmarcan en la aplicación del artículo 155 de la Constitución española
El gobierno de España interviene para que Cataluña vuelva a la legalidad
Mariano Rajoy.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, anunció este sábado su plan para cesar al gobierno catalán y convocar elecciones en Cataluña “tan pronto como sea posible”.

El gobierno de España tuvo que aplicar el artículo 155 para que Cataluña volviera a la legalidad, dijo Rajoy.

El mandatario presidió este sábado un Consejo de Ministros extraordinario para decidir cómo aplicar el artículo 155 de la Constitución, que le da poder al gobierno central para adoptar “las medidas necesarias” para forzar a esa comunidad a cumplir con las obligaciones constitucionales .

Las medidas propuestas por el gobierno de Rajoy son: “proceder al cese del presidente, vicepresidentes y consejeros de la Generalitat ” -el gobierno regional-, cuyas funciones pasarán a los Ministerios del gobierno central, así como reducir las competencias del Parlamento catalán , que continuará realizando su “función representativa”.

Además, Rajoy anunció su intención de convocar elecciones en Cataluña “tan pronto como se recupere la normalidad”.

“La facultad de disolver el Parlament pasa al presidente del Gobierno. El presidente tendrá que convocar elecciones en un máximo de seis meses, pero mi voluntad es que sea tan pronto como recuperemos la normalidad”, explicó Rajoy.

Dichas medidas deben ser ratificadas por el Senado , la Cámara alta española donde están representadas todas las regiones y donde el Partido Popular de Mariano Rajoy tiene mayoría. Se prevé que el pleno del Senado se reúna a finales de la próxima semana.

Rajoy dijo que estas medidas tienen cuatro objetivos : “volver a la legalidad, recuperar la normalidad y la convivencia que se ha deteriorado mucho en Cataluña, “continuar con la recuperación económica y celebrar elecciones en situación de normalidad”.

Se espera que el presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, hable a las 21:00 horas local (19:00 GMT).

“No era nuestro deseo”

El Consejo de Ministros de este sábado tuvo lugar tres semanas después del controvertido referéndum de independencia del 1 de octubre, que fue declarado ilegal por el Tribunal Constitucional español.

El presidente del gobierno catalán, Carles Puigdemont, argumentó que el resultado del referéndum -en el que votó el 43% de los catalanes y un 90% lo hizo a favor- le dio un “mandato” para que “Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”.

Pero seguidamente propuso “suspender los efectos de la declaración de independencia” para emprender un proceso de diálogo.

Ante la ambigüedad de sus palabras, el gobierno central de Madrid le dio un ultimátum para que aclarara si declaró la independencia , pero el plazo se agotó sin respuesta.

Madrid respondió que seguiría “con los trámites previstos en el artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad”.

En su comparecencia de este sábado, Rajoy dijo que “no era nuestro deseo o nuestra intención” activar el artículo 155, pero lo hizo “porque ningún gobierno de un país democrático puede aceptar que se ignore la ley”.

Las reacciones en Cataluña

Cientos de miles de personas salieron a las calles en Barcelona este sábado en una manifestación pidiendo la libertad de los líderes de las entidades independentistas Asamblea Nacional Catalana y Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart.

La manifestación estuvo presidida por Puigdemont y otros miembros del gobierno de la Generalitat.

La policía municipal de Barcelona dijo que 450,000 personas marcharon por el Paseo de Gracia, en el centro de la ciudad, muchas de ellas sosteniendo la “estelada” la bandera independentista catalana.

El vicepresidente del gobierno catalán, Oriol Junqueras, dijo que Rajoy y sus aliados “no solo suspendieron la autonomía, suspendieron la democracia”.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, dijo que fue un “serio ataque a los derechos y libertades de todos” y llamó a manifestarse.

Eduard Rivas Mateo, portavoz del Partido Socialista de Cataluña -que apoya al gobierno español en la aplicación de las medidas anunciadas pero quiere una reforma constitucional- dijo que no podría aceptar una “aplicación dura” del artículo 155.