Familiares de desaparecidos en la frontera entregan sus datos a la Policía de Arizona

Hay más de 1,500 cuerpos sin identificar en las morgues de Arizona
Familiares de desaparecidos en la frontera entregan sus datos a la Policía de Arizona
Más de mil personas sin identificar en la morgue del Condado de Pima. EFE

TUCSON, Arizona – Familiares de personas desaparecidas en Arizona, muchos de ellos tratando de cruzar la frontera de manera ilegal, entregaron hoy a las agencias del orden locales información y muestras de ADN, con la esperanza de obtener pistas de sus allegados.

Una sede de la Universidad del Estado de Arizona, al norte de Phoenix, fue la sede de la jornada “Missing Arizona”, en la que personas en busca de familiares desaparecidos presentaron a las autoridades un reporte escrito, acompañados de pruebas genéticas, médicas y dentales que ayuden en el proceso de identificación.

“La esperanza es lo único que me mantiene con vida, la esperanza de que un día lo vuelva a ver”, dijo a Efe María Teresa Prieto, una de las asistentes y quien busca a su hijo Víctor Javier Muñoz Prieto, desaparecido en noviembre de 2013 tras cruzar la frontera por el desierto de Arizona.

Con una fotografía de su hijo en manos, Prieto no puede contener las lágrimas y asegura que no hay un solo día que no deje de pensar en este joven originario de Chihuahua, México, y que vivía en Phoenix, donde fue arrestado por oficiales de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa por una infracción de tráfico y entregado luego a Inmigración, que lo deportó.

En Arizona hay aproximadamente 1,500 cuerpos de personas sin identificar, más de mil de ellos en el Condado de Pima, en el sur del estado, donde se reciben la mayoría de cuerpos de inmigrantes indocumentados.

John Little, de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa, destacó en declaraciones a Efe que la tercera edición de este evento ha registrado una gran respuesta, en la que se cuentan múltiples solicitudes desde México hechas a través de los consulados de ese país.

Entre estas últimas figuran personas como Gloria Alicia Romero, quien busca a su hermano José Pablo Romero, que desapareció en mayo de 2008 en el desierto de Arizona.

“Nadie tiene información, no sabemos si lo arrestó la Patrulla Fronteriza, no sabemos si logro cruzar”, dijo Romero, quien asegura que su familia en Sonora, México, continúa esperando noticias de su hermano.

Efectos personales de migrantes se catalogan para ayudar a identificar los restos. Getty Images

La jornada contó con representes de los consulados de Guatemala, México y el Salvador, así como de la Patrulla Fronteriza, la agencia encargada de recibir las denuncias de personas desaparecidas en la frontera.

“Nosotros revisamos nuestras listas de detenciones, también verificamos las huellas digitales”, explicó a Efe David Jimarez, vocero de la Patrulla Fronteriza Sector Tucson.