VIDEO: Deontay Wilder propina a Bermane Stiverne la paliza del año y retiene el cetro Pesado

El campeón acabó todo en el primer asalto con una fuerza destructora
VIDEO: Deontay Wilder propina a Bermane Stiverne la paliza del año y retiene el cetro Pesado
Deontay Wilder noqueó a Bermane en menos de tres minutos. Al Bello/Getty Images
Foto: Getty images

Fue una destrucción en el ring. El campeón mundial de los pesos pesados del CMB, el estadounidense Deontay Wilder, cumplió lo prometido al poner fuera de combate al haitiano canadiense Bermane Stiverne en el primer asalto.

La pelea de revancha celebrada en el Barclays Center ante 10.924 espectadores, Wilder confirmó ser superior a Stiverne sobre el cuadrilátero y retuvo la corona por sexta vez que la defendió ante un rival que no tuvo posibilidad de entrar en acción.

Después de que Wilder propinó un fuerte castigo a Stiverne, el árbitro del combate, Arthur Mercante, detuvo la pelea a los 2:59 minutos del primer asalto, luego de que el rival visitó en tres ocasiones la lona.

Wilder quiso terminar pronto el compromiso después de que se perdió dos peleas importantes porque sus oponentes, Alexander Povetkin, el año pasado, y Luis “King Kong” Ortiz, el mes pasado, no pasaron pruebas de drogas.

Debido a lo anterior, Wilder se enfrentó a Stiverne, su retador obligatorio, a quien le arrebató el título en enero de 2015.

Esta vez Wilder no dejó duda de su superioridad al castigar con ambos puños a su oponente, a quien no dio oportunidad ni de hacer el estudio previo sobre el cuadrilátero.

VIDEO: Georges St-Pierre regresó como campeón a la UFC

Prácticamente sin recibir ni un golpe, Wilder disparó su castigo con ambos puños al rostro y cuerpo de Stiverne, quien sólo atinaba a ir de retirada, pero sin evitar ser alcanzado por la metralla del campeón.

Desde el inicio del asalto, Wilder empezó su castigo, pero decidió terminar la pelea cuando restaban 55 segundos, cuando con un potente recto de derecha a la mandíbula, mandó a la lona a Stiverne.

El retador pudo levantarse antes de concluir la cuenta de protección.

Más tarde, a falta de 29 segundos, volvió a atacar con combinación de volados de derecha, izquierda y derecha para mandar de nuevo a la lona a Stiverne ante el delirio de los seguidores del púgil estadounidense.

Finalmente, apenas se había levantado Stiverne, Wilder lo castigó nuevamente y con cuatro golpes lo derribó por tercera ocasión.

El árbitro Mercante decidió poner fin a la pelea ante el castigo innecesario, sin reacción, que recibía Stiverne por parte de Wilder.

En la última conferencia de prensa antes del combate, Wilder había prometido terminar la pelea por nocáut, al decir que “La ambulancia debe estar mejor preparada. Los equipos médicos deben estar listos. El árbitro debe estar muy atento. Deben tener lista la toalla para poder tirarla en señal de rendición porque cada golpe va a significar algo”.

Agregó que “lo único que él podrá hacer durante la pelea es elegir el lugar de la lona en que va a caer acostado”.

Wilder, de 32 años, cumplió con todo lo que había dicho y dejó su marca de invicto en los 39 combates que ha disputado, incluidos 38 que ha ganado por la vía rápida.

Mientras que Stiverne, de 39 años, bajó su marca a 25-3-1, y 21 triunfos fueron por la vía del nocáut