Defensores de “Dreamers” denuncian demora de republicanos con “Dream Act”

Protesta en uno de los edificios del Senado genera 15 arrestos
Defensores de “Dreamers” denuncian demora de republicanos con “Dream Act”
Activistas de la comunidad inmigrante "se toman" por una hora el edificio "Hart" del Senado para exigir aprobación del "Dream Act". Foto: María Peña/Impremedia

WASHINGTON-  Centenares de activistas del movimiento de los “Dreamers”  se tomaron este jueves uno de los edificios del Senado y marcharon hasta el Capitolio para denunciar la demora en la aprobación de un “Dream Act”,  mientras una decena de republicanos reconoció la urgencia de resolver el limbo legal de los jóvenes indocumentados.

Los activistas, procedentes de estados como California, Nueva York, Florida, Texas, Connecticut y toda el área de la capital estadounidense,  se agolparon en el atrio y los corredores en cada piso del edificio “Hart”,  donde desplegaron mantas de apoyo al “Dream Act”, y algunos se dejaron arrestar por la policía del Capitolio.

Los activistas denunciaron la demora en la votación del “Dream Act”. Foto: María Peña/Impremedia

Con los puños en alto y enfundados en camisetas con mensajes alusivos al “Dream Act”, los activistas desoyeron las advertencias de los agentes de seguridad y continuaron gritando consignas como “sin papeles, sin miedo”, y “queremos el ´Dream Act´ ahora”.  Quince activistas fueron arrestados, según los organizadores de “United We Dream”.

El “Dream Act” es uno de varios proyectos de ley sobre el tapete en el Congreso para la legalización de los centenares de miles de jóvenes indocumentados que han quedado expuestos a la deportación tras la eliminación gradual del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012.

En declaraciones a este diario,  las activistas “Dreamers”, Greisa Martínez y Cristina Jiménez,  ambas de “United We Dream”,  dijeron que el “Dream Act” debe ser incluido en la ley de gastos que el Congreso debe aprobar para el próximo 8 de diciembre, so pena de arriesgar un cierre parcial del gobierno.

Greisa Martínez y Cristina Jiménez, activistas de “United We Dream” (centro) posan con el congresista demócrata Keith Ellison (derecha). Foto: María Peña/Impremedia

“Arriesgado o no, es necesario porque necesitamos una protección permanente para jóvenes indocumentados con el Dream Act”, dijo Martínez, al referirse a la veintena de demócratas que amenazan con no votar por la ley de gastos.

Jiménez vio como buena señal que un puñado de republicanos se haya pronunciado hoy por debatir una medida correctiva para los “Dreamers”, porque “eso demuestra que nuestra presión y nuestro trabajo de presión ante el Congreso está funcionando”.

Mientras, el “número dos” del Comité Nacional Demócrata (DNC, en inglés),  Keith Ellison, consideró que los republicanos se equivocan al intentar poner a la opinión pública en contra de los “Dreamers” con su consabido argumento de que “la ley es la ley”,   y al promover medidas que contravienen los principios de igualdad e inclusión del país.

“Nuestros amigos republicanos han intentado quitar el cuidado de salud, promueven  una legislación para dar recortes de impuestos a los más ricos en este país, y literalmente aumentar los impuestos al resto de la gente. Si me quieren mostrar que les preocupan los sueños de alguien, entonces que nos apoyen y voten por un Dream Act limpio”, argumentó Ellison.

Ryan dice que no hay prisa

Los manifestantes marcharon hasta las oficinas del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano Paul Ryan, quien momentos antes había dicho que su bancada no tiene prisa por debatir protecciones para los “Dreamers”.

Agentes de policía se apostaron en cada una de las entradas al edificio “Longworth”, para impedir el paso de los manifestantes.

“No creo que haya necesidad de tener plazos artificiales dentro del que ya tenemos”, dijo Ryan a los periodistas, al referirse al plazo del 8 de diciembre para aprobar una ley de gastos y evitar un cierre parcial del gobierno federal.

La Administración Trump ha dado plazo al Congreso hasta el 5 de marzo de 2018 para encontrar una solución consensuada a la situación de los “Dreamers”,  o de lo contrario decenas de miles quedarán en riesgo de deportación.

Pero otros republicanos apoyan un voto ahora

Como señal de sus divisiones internas , un puñado de 17 congresistas conservadores destacó en rueda de prensa la urgencia de resolver ya el limbo legal de los “Dreamers”, destacando que 900 de ellos  participa en las Fuerzas Armadas.

“Tenemos que hacer esto lo más pronto posible… no sólo es un asunto humanitario, es un asunto militar, económico, un asunto estadounidense. Así es que, hagámoslo ya”, dijo el congresista republicano por Nueva York, Pete King.

Por su parte, la saliente congresista de Florida, Ileana Ros-Lehtinen, dijo que sería “desalmado”  separar a estos jóvenes de sus hogares y familias en EEUU, y renovó su compromiso por contribuir a que “este sueño se haga realidad”.

La congresista republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen, calificó de “desalmada” la idea de deportar a los “Dreamers”. Foto: María Peña/Impremedia

Su colega de Florida, Carlos Curbelo, dijo que “es la ley la que tiene que ponerse a la altura de estos jóvenes inmigrantes”, que han jurado lealtad a EEUU,  “quieren prestar servicio para este país y ya están contribuyendo enormemente” a su economía.

Los legisladores representan distritos conservadores en estados como Indiana, Texas, Nebraska, Pensilvania, Minesota, Michigan, Nueva York, Nebraska, California, Nueva Jersey y Florida.

Ninguno quiso precisar si este voto cobra urgencia por la paliza electoral que sufrió su partido el martes pasado.

Aún así, el empuje de este minúsculo grupo fue aplaudido por grupos de todo el espectro político, incluyendo “UnidosUS”, antes el Concejo Nacional de La Raza, y la conservadora “Iniciativa LIBRE”.

Para el analista David Bier, del conservador Instituto Cato, el Congreso tiene que acatar el deseo de la mayoría de la opinión pública que apoya una solución legislativa para los “Dreamers”, y “es un signo positivo que tantos congresistas quieran mostrar liderazgo en este asunto”.

Una lucha contra el tiempo

Para los “Dreamers”, los activistas, y grupos cívicos que acompañan este movimiento,  el tiempo apremia porque, conforme vencen los permisos de “DACA”,  los jóvenes indocumentados corren el riesgo de perder sus trabajos, sus licencias de conducir, y demás beneficios.

Según un estudio divulgado hoy por el Centro para el Progreso Estadounidense (CAP, en inglés),  poco más de 7,900 jóvenes -122 al día, o 851 a la semana-, posiblemente ya han perdido sus permisos bajo “DACA” desde que la Administración anunció su eliminación gradual el pasado 5 de septiembre.

Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS),  154,000 jóvenes tenían permisos con fecha de vencimiento entre el 5 de septiembre pasado y el 5 de marzo de 2018, pero afrontaron un plazo arbitrario el pasado 5 de octubre para renovar por última vez sus permisos de dos años.

De los “Dreamers” cubiertos dentro de esas fechas de vencimiento, 22,000  no lograron renovar a tiempo sus permisos.

A partir del 6 de marzo de 2018, los que sí renovaron sus permisos por última vez, quedarán desprotegidos cuando venzan sus documentos.

Más volumen a las movilizaciones

En paralelo a la protesta en Washington,  centenares de “Dreamers” abandonaron hoy las aulas en secundarias y universidades en al menos 14 estados, como parte de una movilización nacional para lograr la aprobación del “Dream Act”.

En el área de la capital, centenares de “Dreamers” se sumaron a los activistas que marcharon hacia el Capitolio, y prometieron continuar sus actos de presión.

“No vamos a aceptar negociaciones, no queremos que agarren a nuestros hijos como moneda de cambio, ni los utilicen para seguir separando y aterrorizando a nuestras comunidades. No es justo, nuestros hijos han crecido aquí… se han ganado el derecho de estar aquí“, dijo Lenca Mendoza, activista de Virginia del grupo “We Belong Together” y madre de dos “Dreamers”.

Loading the player...