Las zonas rurales en EEUU donde los hispanos inyectaron “vitalidad”

Aunque hay otras minorías étnicas, los latinos renovaron las comunidades, según estudio
Las zonas rurales en EEUU donde los hispanos inyectaron “vitalidad”
Zonas rurales de Colorado han sido beneficiadas con la llegada de inmigrantes.
Foto: JOSH EDELSON/AFP/Getty Images

DENVER – Los latinos y otras minorías étnicas en las zonas rurales de Colorado y estados vecinos pasaron de una presencia casi inexistente hace tres décadas a prácticamente equiparar en la actualidad a la población blanca, a quien superarán en cantidad en el futuro cercano, indica un informe difundido hoy.

El reporte, basado en el estudio publicado en agosto pasado por Headwaters Economics (en Bozeman, Montana), destaca que el crecimiento de las denominadas “poblaciones minoritarias” durante los últimos 35 años en zonas rurales no solamente ha cambiado la demografía, sino que ha contribuido a estabilizar la economía y la población de esas regiones.

Por ejemplo, en el condado de Eagle al oeste de Colorado, donde está el famoso centro de esquí de Vail, los latinos representan casi la tercera parte de los 54,000 residentes locales (unas 15,000 personas), y el 20% de esos residentes son de otras minorías. Como comparación, en 1980 sólo había unos 850 inmigrantes en el área.

En el condado de Morgan, en las praderas del este de Colorado, la población latina ya se acerca al 40% de los casi 30,000 habitantes, con un 12% de otras minorías. En 1980, había 22,000 personas en ese condado, con muy escasa presencia de hispanos.

El reporte de Headwaters Economics revela que situaciones similares se han detectado en otros 278 condados rurales en once estados del oeste del país.

En el 40% de esos condados, la llegada de hispanos y de otras minorías fue el factor decisivo para evitar la pérdida de habitantes.

“En la gran mayoría de los condados, el número de minorías aumentó. En muchos casos, eso redujo o revirtió la disminución de la población”, explicó Kelly Pohl, principal investigador y coautor del reporte.

“Las consecuencias son importantes. Los distritos escolares siguen abiertos y hay trabajo en esos distritos. Y ciertamente ha tenido un impacto en otras influencias culturales en esos condados”, agregó.

Específicamente, indica el reporte, los hispanos y otras minorías “han traído vitalidad económica, diversidad cultural y social, y juventud a comunidades rurales en retroceso y envejecimiento”.

La tendencia continuará ya que en la actualidad el 40% de los menores de 24 años en las zonas rurales de Colorado no son blancos.

A tres décadas de su llegada, las familias latinas y de otras minorías ya son multigeneracionales y se han integrado en la vida diaria de las comunidades rurales, habiendo llegado a ser “dueños de casas y de negocios”, según el informe.

No obstante, esa transformación presenta “desafíos que no pueden ser evitados”, dice el reporte, dado que muchas comunidades no estaban preparadas para recibir a personas de otras culturas o para responder a marcados cambios generacionales.