MOCA, el software más antiguo del planeta y que sigue usándose en el Pentágono

El sistema de gestión de contratos del Departamento de Defensa de EEUU todavía continúa en uso cinco décadas después de su creación, pero, ¿por qué no se ha podido cambiar?
MOCA, el software más antiguo del planeta y que sigue usándose en el Pentágono
El MOCA fue creado para sistematizar el proceso de los contratos del Departamento de Defensa de EEUU.
Foto: LISAPICS

“Aquí está tu actualización para Windows 10”, “¿Desea bajar la nueva versión de sistema iOS de su teléfono?”…

Casi a diario tenemos una notificación de este estilo en nuestros celulares, computadores o tabletas. Los dispositivos nos preguntan -algunos suplican- por una nueva actualización de software.

Y hemos visto cómo programas emblemáticos se han vuelto obsoletos y se han convertido en piezas de museo al ritmo del avance de la tecnología.

Por eso sorprende que, después de 58 años, un programa de computador siga funcionando bajo la misma premisa con la cual fue creado.

Hace más de cinco décadas.

De acuerdo a la revista del Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT, por sus siglas en inglés), es, dentro de lo que ellos pudieron corroborar, el programa de computación más antiguo del planeta que sigue en uso.

¿De qué se trata este software longevo? Es el programa “Mecanización del servicio de administración de contratos”, más conocido como MOCA, por sus siglas en inglés, y lo usa el Departamento de Defensa de Estados Unidos.

“Sí, lo seguimos utilizando para notificar y pagar contratos del Departamento de Defensa”, le dijo a BBC Mundo un portavoz del Pentágono.

Es el mismo programa que se usa desde hace más de 50 años“, agregó.

Como su nombre lo dice, MOCA tiene la responsabilidad de gestionar los contratos de esta dependencia estatal estadounidense, que pueden alcanzar los US$1,3 billones al año.

MOCA, el origen

En 1958, el Pentágono, con el auge de la computación, decidió sistematizar varios de sus procesos administrativos.

Uno de ellos fue la introducción de los datos clave de un contrato aprobado, para que el programa gestionara el pago correspondiente.

Y lo hizo con los recursos que tenía. O con los que podía crear.

“MOCA fue diseñado para usar lo último en computación y la tecnología de punta para gestionar los contratos y pagar a proveedores”, escribió el analista tecnológico Glein Feishman en la revista MIT Review.

Una de las razones de su longevidad, de acuerdo a Fleishman, es el lenguaje con que fue programado: Lenguaje Común Orientado a Negocios (COBOL, por sus siglas en inglés).

El COBOL había sido creado por el propio Departamento de Defensa con la idea de tener un código común de programación para unificar sus computadoras.

Con el tiempo, se convirtió en la base de programación de los sistemas financieros alrededor del planeta. De hecho, todavía existen entidades bancarias que lo utilizan.

Actualmente MOCA maneja, de acuerdo a la información oficial, cerca de 334,000 contratos, muchos de ellos relacionados con temas complejos de seguridad nacional, que están avaluados en $1,3 billones de dólares.

Y para alcanzar su objetivo utiliza un sistema de 50 interfaces, que se complementan con otros programas financieros más modernos.

“Para hacerlo más accesible con los sistemas actuales, el sistema de MOCA está integrado a otros paquetes de software, como por ejemplo el Word de Microsoft con el que se puede redactar documentos”, apuntó Fleishman.

¿No está viejo?

Pero, ¿por qué una agencia de las dimensiones del Departamento de Defensa no ha invertido en reemplazarlo por uno más moderno?

Para la revista especializada MIT Review, la respuesta más sencilla es “porque funciona”. Y en eso tiene que ver el COBOL.

“El COBOL fue un sistema que durante décadas fue utilizado por esta agencia de gobierno y en EEUU en general, que sólo fue desplazado cuando apareció Internet y el comercio electrónico”, le dijo a la BBC Roger Johnson, miembro del Instituto Británico de Historia de la Computación.

Sin embargo, para Kevin McCaney, del portal de Internet “Defense Systems”, una de las principales razones por las que MOCA no ha sido pasado al museo tendría que ver con la complejidad de la operación y su alto costo.

“El Departamento de Defensa lleva varios años buscando la forma de reemplazar el sistema MOCA. Recién en 2016 logró detectar siete empresas que podrían hacer el trabajo, pero no por separado, sino juntas”, explicó McCaney en un artículo sobre el tema.

“Esas siete empresas recibirían un contrato que alcanzarían los $142 millones de dólares para llevar a cabo la operación de modernización. La ejecución podría extenderse hasta 10 años. Es un proceso muy complejo”.

Es posible que en los próximos años MOCA sea reemplazado por un sistema más integrado, pero nadie le quitará sus méritos: ha sido uno de los más duraderos de la historia de la programación.