Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet Pick up

El Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet Pick up es un recuento sobre el poder que han generado estos vehículos a los dueños de 85 millones de camionetas en el que han confiado para transportar carga y remolques, dentro y…

El Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet Pick up es un recuento sobre el poder que han generado estos vehículos a los dueños de 85 millones de camionetas en el que han confiado para transportar carga y remolques, dentro y fuera del trabajo.

Las camionetas Chevy han mejorado mucho desde el debut del modelo de una tonelada original de 1918 que contaba con motor de cuatro cilindros de 2.8 litros con apenas 45 libras de torsión por pie lineal.

Su motor contemporáneo más cercano es el estándar de cuatro cilindros y 2.5 litros en la Chevrolet Colorado, que ofrece 191 libras de torsión por pie lineal o 76 libras por pie, un aumento de 480% con respecto al motor del 1918.

En el otro extremo del espectro está la moderna Chevrolet Silverado 3500HD de una tonelada, con un motor V8 turbo-diesel Duramax de 6.6 litros.

Sus 910 libras de torsión por pie lineal equivalen a una increíble relación de 138 libras por pie linea, lo que ofrece el máximo nivel de confianza en el remolque, incluso en pendientes pronunciadas.

El progreso en la capacidad de las camionetas Chevy ha sido impulsado a lo largo de las décadas por el rendimiento incansable de varias familias de motores sobresalientes, todas ellas comparten una elegante arquitectura de válvulas a la cabeza que contribuyen a la producción de un característico torque a bajas revoluciones, menor complejidad y un paquete más compacto.

Ahora que se acerca la celebración de los 100 años de las camionetas Chevy, hacemos un repaso sobre los hitos más importantes en cuanto al desarrollo de la torsión.

A continuación …

Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet Pick up

1929: El primer ‘Stovebolt’ Six

Presentado en 1929, el primer motor de Chevrolet de seis cilindros en línea con válvulas a la cabeza trajo un gran nivel de torsión a las masas.

Con un desplazamiento de 194 pulgadas cúbicas (3.2L), su diseño completamente nuevo ayudó a generar 120 libras por pie lineal a sólo 800 revoluciones por minuto. Eso permitió a Chevrolet aumentar su capacidad nominal de carga de camionetas de trabajo de 1 a 1.5 toneladas.

El nombre Stovebolt se basó en sujetadores externos que se asemejaban a los pernos de las estufas de leña, pero rápidamente se convirtió en sinónimo de durabilidad del motor.

Varias generaciones del motor Chevrolet seis en línea con válvulas a la cabeza se desarrollaron a partir del diseño original, sirviendo a las camionetas Chevy hasta finales de la década de 1980.

(Continua leyendo para conocer más de Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet)

1955: El primer V-8 de Bloque Pequeño

Chevrolet introdujo su revolucionario motor V-8 de válvulas a la cabeza, que más tarde se denominará Bloque Pequeño, en la gama de camionetas de la “segunda serie” de 1955.

Ese motor original de 265 pulgadas cúbicas (4.3L) produjo 238 libras de torsión por pie lineal a solo 2,000 revoluciones por minuto y se convertiría en una de las arquitecturas de motores más duraderas de la industria.

Aproximadamente una década después de que se introdujera el Bloque Pequeño, la familia de motores de Bloque Grande de Chevy – también con un diseño de válvulas a la cabeza – debutó, elevando la capacidad un nivel sin precedentes para las camionetas de gasolina.

El Bloque Pequeño actualmente está en su quinta generación con las camionetas Chevy 2018, mientras que las familias originales de Bloque Pequeño y Bloque Grande viven como motores crate de alto rendimiento.

(Continua leyendo para conocer más de Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet)

1987: Tecnología para la potencia y la eficiencia

Hasta principios de los años 70, el aumento del desplazamiento y la mayor compresión eran las formas más fáciles de aumentar más caballos de fuerza y torsión. Eso cambió con los mandatos de la industria que afectaron drásticamente las técnicas de desarrollo de energía tradicionales.

Chevrolet intercambió alta compresión por alta tecnología, desarrollando inyección electrónica de combustible que ayudó a restaurar la torsión de años anteriores con mayor eficiencia.

La torsión en el motor de Bloque Pequeño volvió a 300 libras por pie lienal en 1987 y tuvo otro aumento de 10% unos años más tarde, con el motor 5.7L Vortec de Bloque Pequeño.

En la actualidad, el Bloque Pequeño de 6.2L disponible en la Silverado 1500 2018 tiene un torque nominal de 460 libras de torsión por pie lienal, gracias a las tecnologías que incluyen válvulas de tiempo variable y la inyección directa, dándole el más alto torque nominal de cualquier motor V-8 en una camioneta de uso ligero.

(Continua leyendo para conocer más de Top 5 momentos centenario camionetas Chevrolet)

2001: La era moderna del diesel comienza con Duramax

Introducido en 2001 para los camionetas HD de Chevy, el motor Duramax 6.6L turbodiesel, con válvulas a la cabeza y 520 libras de torsión por pie lienal, era un diseño completamente nuevo que estableció una nueva era de capacidades.

Los avances tecnológicos aumentaron su potencia y en la actualidad, se repiten en la segunda generación disponible en la línea Silverado HD 2018 que ofrece 910 libras de torsión por pie lienal – un impresionante salto de 75% con el mismo desplazamiento de 6.6 litros, que el motor original, lo que restableció la referencia de rendimiento para las camionetas HD de trabajo pesado.

La revista Car and Driver realizó una prueba de aceleración de 0 a 60 millas por hora, con un resultado de 6.2 segundos en una Silverado con motor Duramax, para ser el tiempo más rápido que han probado en una camioneta HD, mientras que el sitio de autos TFLTruck registró un ascenso por la subida Eisenhower en Colorado en 10:16.99 minutos.

Eso fue aproximadamente 12 segundos más rápido que el competidor de una tonelada más cercano, con cada uno tirando 22,800 libras.