Los indocumentados desafían a Trump y sus políticas

Aunque ICE presume baja de personas que cruzan la frontera, la realidad está mostrando otra cara

Guía de Regalos

Los indocumentados desafían a Trump y sus políticas
Además de detenciones en la frontera, ICE mantiene operativos en todo EEUU.
Foto: ice.gov

TUCSON – El “miedo” a la política migratoria del presidente Donald Trump parece haber disminuido en los últimos meses entre los que cruzan de manera ilegal la frontera con México, donde se ha registrado un leve pero constante aumento en el número de arrestos.

Gilda Irene Esquerer Félix, representante legal del Albergue para Migrantes San Juan Bosco, en Nogales, en el fronterizo estado mexicano de Sonora, dijo a Efe que en últimos meses han notado un incremento en el flujo de migrantes que buscan una vida mejor en EEUU.

“Hemos estado recibiendo hasta 70 inmigrantes indocumentados diariamente. Antes, sobre todo cuando el presidente Trump tomó la Presidencia, esta cifra se había reducido hasta 30 migrantes por día o menos”, dijo en entrevista vía telefónica.

Coincide con ella Raquel Rubio, investigadora del Instituto Binacional de Inmigración (IBM) de la Universidad de Arizona (UA), que anticipa que la llegada de indocumentados seguirá subiendo en los próximos meses, alcanzando cifras que se registraban durante el mandato de Barack Obama (2009-2017).

La experta dijo que, entre otros factores, este aumento responderá al incremento de las deportaciones, especialmente si EEUU actúa contra jóvenes indocumentados protegidos por la Acción Diferida (DACA) o el Estatus de Protección Temporal (TPS) que todavía ampara a salvadoreños, nicaragüenses y hondureños.

En enero, cuando Trump asumió la Presidencia, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) reportó el arresto de un total de 42,463 indocumentados a lo largo de la frontera con México, cifra qué bajó hasta las 23,555 detenciones en febrero, después que anunciara nuevas y duras medidas contra la inmigración ilegal.

Este descenso continuó durante los meses de marzo y abril, cuando se reportaron 16.588 arrestos y 15.766 detenciones, su punto más bajo de 2017.

Sin embargo, de acuerdo con las cifras oficiales dadas a conocer este martes por el DHS, desde mayo se ha registrado nuevamente un leve pero estable repunte en el número de arrestos de inmigrantes indocumentados.

Ese mes se reportaron 19,940 detenciones y en septiembre la cifra era ya de 31,155, cercana a los números registrados en los periodos homólogos de 2012, 2013 y 2014, con 32,375, 38,182 y 34,003 aprehendidos, respectivamente, aunque lejos de los 41,165 de 2015 y los 56,535 de septiembre de 2016.

A pesar de este aumento en los últimos meses, los agentes fronterizos arrestaron a 310,531 inmigrantes durante todo el año fiscal 2017, un significativo descenso con respecto al ejercicio anterior, cuando hubo 415,816 detenciones, y supone la cifra más baja desde 1971.

De acuerdo con el DHS, el reciente incremento se debe a un mayor cruce de familias y de menores no acompañados provenientes del denominado Triángulo del Norte.

“Hay personas que tienen tanto miedo de morir víctimas de los carteles o de las pandillas que prefieren estar dentro de un centro de detenciones en los Estados Unidos que quedarse en sus países”, asegura Rubio, que apunta que la inmigración desde Centroamérica seguirá por las duras condiciones en esos países.

En opinión de Rubio, este incremento puede responder también a posibles cambios en las políticas de asilo político en EEUU, por lo que algunos inmigrantes tratarían de llegar al país antes de que puedan perder esta oportunidad.

Agregó que otro aspecto que se debe analizar es las personas que están siendo arrestadas para su deportación (110,568 inmigrantes en el año fiscal 2017, un 40% más que en el de 2016) y que tratarán de cruzar la frontera de nuevo.

La representante legal del Albergue para Migrantes San Juan Bosco dijo que Trump está cumpliendo con su promesa de “castigar” a los indocumentados con la deportación, pero que aun así muchos inmigrantes deciden arriesgarse y cruzar de nuevo la frontera bajo el “peligro de ir a la cárcel”.

Migrantes como “Cristóbal”, un joven indocumentado guatemalteco de 17 años, quien no quiso usar su apellido, que dijo a Efe que está a la espera del “mejor momento” para cruzar a Estados Unidos.

“No tengo otra opción, si regreso a Guatemala, me mataran”, dijo el menor, quien señaló que dos de sus hermanos ya fallecieron a manos de las pandillas.

El joven indicó que ni una mayor seguridad en la frontera, ni tampoco las “amenazas” de Trump evitarán que intente cruzar la frontera en las próximos días: “No tengo nada que perder, si me detienen solo espero que no me regresen a Guatemala”.