Walmart anuncia mejoras laborales “impulsadas por reforma fiscal”

La empresa eleva un salario mínimo que estaba por debajo del legal en California y Nueva York pero cierra centros de Sam´s Club
Walmart anuncia mejoras laborales “impulsadas por reforma fiscal”
Walmart eleva un dólar el salario mínimo para llegar a $11 la hora./Cortesía
Foto: Cortesía

Citando a la reciente reforma fiscal, que trae una fuerte rebaja de los impuestos a las empresas, Walmart  anunció el jueves una mejora en las condiciones laborales que ofrece a más de un millón de trabajadores por horas y que se parecen a las que se han ido ofreciendo en aós anteriores. El mismo día, la empresa empezó a cerrar algunos centros de Sam´s Club poniendo en entredicho la viabilidad de miles de empleos.

La gran cadena comercial subirá el salario mínimo que abona a sus empleados que pasará de $9/$10 a $11 a partir de febrero.

Adicionalmente, la empresa abonará un bonus que depende de la antigüedad del trabajador — que puede llegar a un máximo de $1,000– y refuerza los permisos de maternidad y paternidad (con 10 y seis semanas respectivamente) para empleados por horas a tiempo completo. Este permiso se extiende durante seis semanas a los asalariados y además se concede una ayuda en caso de adopción de $5,000 a todos los empleados.

“La reforma fiscal”, explicaba en un comunicado Doug McMillon, presidente de la empresa, “nos da la oportunidad de ser más competitivos globalmente y acelerar planes para EE UU”. Walmart explica que está analizando los beneficios financieros de la reforma tributaria para hacer más inversiones.

El hecho es que Walmart ha estado subiendo sus salarios antes de la reforma fiscal, la última vez en enero de 2016 y este último aumento llega después de que otro comercio competidor, Target, lo hiciera meses antes. Costco lleva más de un año abonando más de $13 la hora.

Además de tener que lidiar con el listón que ha subido la competencia, la subida no solo coincide con la nueva ley fiscal sino también con la entrada en vigor en muchos estados y ciudades de un alza gradual en sus salarios mínimos. Desde el 1 de enero en muchos y populosos estados se abona más de $10 la hora y se amplía la brecha con el mínimo federal que se estancó en los $7.25 desde 2009.

De California a NY

California tiene un salario mínimo de $11 la hora y en el Nueva York hay varios mínimos (dependiendo de condados y número de empleados) pero todos superiores a los $10. En Washington, Rhode Island, Hawaii, Colorado y Arizona también se han de pagar a partir de este año salarios de más de $10 la hora a partir del 1 de enero. El año que viene, hay previstas más subidas.

La mejora de salario llega además tras años de recuperación económica que se han visto reflejados en la cotización de la empresa, que es alrededor de un 135% superior a la que tenía antes de la recesión (en 2007). Es una mejora que han saboreado muchas empresas, ha venido acompañada de una caída del desempleo en todo el país y en todos los sectores pero que a diferencias de otras ocasiones no ha llegado con sustanciales subida de salarios.

Los movimientos positivo en los bolsillos de los trabajadores es algo que llevan mucho tiempo esperando los economistas.

Pese al aumento, con $11 a la hora un trabajador que haga 40 horas semanales gana algo menos de $23,000 anuales, es decir que aún deja a una familia de cuatro miembros con un solo empleo por debajo del umbral de la pobreza y por tanto en necesidad de programas sociales.

Según el comunicado de Walmart, se destinarán $300 millones al incremento del salario, una parte de lo que la empresa se ahorrará al rebajar la nueva ley fiscal los impuestos desde el 35% al 21%.

Bonus 

En el caso del bonus el costo para la empresa es de $400 millones pero no todos los empleados recibirán la suma más alta sino una porción. Los $1,000 se reservan para quienes lleven 20 años en la empresa. En septiembre de 2016 Walmart anunció un bonus a 900,000 trabajadores con un costo total de $200 millones.

El anuncio de las mejoras de Walmart y su asociación con la reforma tributaria es uno de los algunos hechos por apenas medio centenar de grandes empresas del país como AT&T, American Airlines, Aflac, JetBlue y bancos que han hecho compromisos de subidas y/o pago de bonus. No obstante, algunas de ellas han seguido despidiendo a personal.

El presidente del grupo Patriotic Millionaires, Morris Pearl, afirmaba en un comunicado que la decisión de las compañías de dar crédito a la reforma fiscal por mejoras salariales es “cínica”. “Las empresas han estado elevando salarios incluso antes de la reforma fiscal como respuesta a un mercado laboral más competitivo y la presión de grupos como Fight for $15 además del aumento de salarios mínimos como en California y Nueva York”. Pearl, que fue managing director de la financiera BlackRock, afirmaba: “se lo decimos los que hemos estado dentro, estas compañías no suben salarios porque quieren sino porque los trabajadores se han manifestado y demandado más“.

Cierres en Sam´s Club

El mismo día que se aplaudía la nueva ley fiscal como beneficiosa para el mercado de trabajos empezaron también los cierres en una de sus cadenas de tiendas: Sam´s Club. Varios cientos de los trabajadores de Walmart en Sam´s Club, no recibirán el aumento porque según varios reportes hasta un total de 60 tiendas fueron cerradas el mismo jueves sin previo aviso.

Este diario se puso en contacto con Walmart para recibir confirmación de ello pero esta no llegó al cierre de la edición del jueves. El viernes, The Wall Street Journal calculaba que los cierres afectaran al 10% del total de las tiendas de Sam´s Club y que afectara al trabajo de unas 10,000 personas.

Aunque no hubo comunicado de prensa sobre esta acción, en su cuenta de Twitter, Sam Club daba contestación a algunos de sus clientes explicando que tras una “revisión completa de nuestra actual cartera, hemos decidido cerrar una serie de clubs para alinear nuestras localizaciones con nuestra estrategia”.

En otros tuits, la empresa hablaba de conversión de tiendas en centros de distribución y se especula que parte de los trabajos se transfieran a estos. “Cerrar clubs nunca es fácil y estamos comprometidos a trabajar con los miembros y empleados afectados durante esta transición”.