¿Qué hace especial al diseño de los autos eléctricos?

Desde su aparición, los autos eléctricos han demostrado todo lo que pueden cambiar desde la mesa de diseño
¿Qué hace especial al diseño de los autos eléctricos?
El Nissan Leaf inició los cambios.
Foto: Nissan

Los autos eléctricos no solo son distintos mecánicamente a los convencionales, sino que tienden a serlo también en cuanto a su diseño, esto se debe a que los componentes son más pequeños y permiten un mayor aprovechamiento de los espacios y las formas.

De cierta forma esto es solo en teoría, pues se debe tomar en cuenta que la mayoría de los modelos que actualmente encontramos en el mercado son evoluciones de autos convencionales o bien opciones a ellos, aunque ya hay otros que sí tienen ese toque “futurista”.

La disposición de los componentes es bastante básica desde el inicio de los autos de producción y cada uno de los segmentos tiene un acomodo que no varía aunque hablemos de diferentes marcas, la diferencia provendría en si hay o no cajuela.

El diseño de un auto eléctrico permite paquetes más limpios y compactos, aprovechar la belleza y la aerodinámica como quizá nunca se ha hecho y creciendo las opciones.
Williams FW-EVX. En 2017, Williams Advanced Engineering presentó esta base para eléctricos de fibra de carbono
Williams FW-EVX. 
Ante la ausencia de radiadores, las parrillas serán más funcionales en cuanto a la resistencia al aire, lo que daría menor resistencia al viento, algo más parecido a los autos de competencia que a lo que hoy vemos en las calles.

Originalmente los autos actuales tienen en el frente el motor a modo de sustitución de los carruajes antiguos, es decir, se pone en lugar de los caballos y el maletero detrás, aunque esto tenderá a cambiar para hacer todo más amigable y de vista más ágil.

Aunque no logró imponer vanguardia, sí se transformó en un patrón, que de cierta forma siguió Renault con el Zoe, perfilando ya lo que sería la estética “eléctrica” que de cierta forma Tesla a desoído.
En ese caso, por ejemplo el Tesla Model S, parece muy convencional, aunque ya ha puesto las baterías más abajo y es quizá el ejemplo de lo que vendrá en los próximos años, constructores más preocupados en lograr avances de rendimiento y después enfocados en cambiar lo existente en cuanto a estética.
En general los autos eléctricos buscan la funcionalidad, van más allá de los estilismos elitistas de los autos de lujo, es decir, utilidad por encima de aspiración, mayor visibilidad aprovechando que ya no existe un motor enorme delante.

Quizá el mejor ejemplo de lo que vendrá lo tenga el Jaguar I-Pace, un auto que rompe con los conceptos de su marca de largos capós por una visión distinta echando la cabina hacia adelante, una función aerodinámica sobresaliente y control de las superficies y los pequeños detalles que lo hace un auto realmente bello, más allá de ser un auto eléctrico, sino como un placer visual.