Administración busca más restricciones a cupones de comida para pobres

La Administración Trump pretende restringir los requisitos de cupones de comida por la vía ejecutiva ya que no pudo hacerlo mediante la ley agrícola de 2018, aseguran sus detractores
Administración busca más restricciones a cupones de comida para pobres
Trump vuelve a la carga con el tema de la asistencia social.
Foto: Aurelia Ventura/La Opinion

WASHINGTON— El Departamento de Agricultura emitió este jueves una propuesta que impone mayores requisitos laborales para acceder al programa de cupones de comida y que, de implementarse, eliminaría esa ayuda a más de 750,000 personas pobres.

La propuesta, que evadió el escrutinio del Congreso, será sometida a un período de comentarios públicos durante 60 días, tras el cual la agencia deberá publicar el reglamento definitivo.

Pese a la insistencia de legisladores republicanos, el Congreso no incluyó ese cambio reglamentario en la ley agrícola de $867,000 millones que hoy firmó el presidente Donald Trump.

Sin embargo, la Administración se las ingenió para modificar los requisitos para quienes reciben cupones de comida dentro del “Programa de Asistencia de Nutrición Suplementaria” (SNAP, por su sigla en inglés), argumentando que la propuesta fomenta “una segunda oportunidad, y no un estilo de vida” .

En la actualidad, la ley limita a tres meses los beneficios de “SNAP” cada tres años, para personas entre 18 y 49 años de edad y sin dependientes.  En 2016, había 3,8 millones de beneficiarios de SNAP, de los cuales 2,8 millones no tenían empleo, según datos del Departamento de Agricultura (USDA).

El reglamento actual, implementado en 1996, aplica para los meses en que esas personas no están empleadas o en programas de capacitación laboral por al menos 20 horas semanales.

Hasta ahora, por consenso bipartidista, los gobiernos estatales han podido obtener exenciones por hasta dos años por parte de USDA para suspender el límite de tres meses en áreas con altas tasas de desempleo

Ahora, la Administración quiere limitar las exenciones estatales a sólo un año, y las nuevas restricciones en efecto reducirían en un 75% las áreas pobres que ahora se benefician de esas exenciones.

La propuesta no afectará a ancianos, discapacitados y mujeres embarazadas pero, de implementarse, eliminaría los cupones de comida a alrededor de 755,000 personas.

Líderes demócratas y de grupos cívicos acusaron a la Administración de trabajar “de mala fe” para perjudicar a gente pobre y no para promover la “autosuficiencia y dignidad del trabajo”,  como argumentó hoy el secretario de Agricultura, Sonny Perdue.

El senador demócrata por Vermont, Patrick Leahy,  dijo que el Congreso explícitamente rechazó esos cambios y apoyó programas de capacitación laboral para la gente que quiere salir de la pobreza.

Por su parte, Robert Greenstein, presidente del Centro para Prioridades Presupuestarias y Políticas (CBPP),  dijo que la propuesta perjudicará a “a los más pobres de entre los pobres”, y en vez de castigarlos, Trump debería apoyar programas de empleo, un aumento del salario mínimo, y una expansión de créditos tributarios.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos