En la mira compañías que engañan a los pacientes de Alzheimer

La FDA actúa contra 17 empresas por vender ilegalmente productos falsos que afirman tratan esta y otras enfermedades
En la mira compañías que engañan a los pacientes de Alzheimer
Entre los productos que se venden ilegalmente destacan comprimidos, cápsulas y aceites.
Foto: Archivo

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) publicó este lunes 12 cartas de advertencia y 5 cartas de aviso en línea dirigidas a compañías nacionales y extranjeras que venden más de 58 productos, muchos de los cuales se comercializan como suplementos dietéticos y medicamentos nuevos no aprobados o incorrectamente etiquetados, que afirman prevenir, tratar o curar la enfermedad de Alzheimer y una serie de otras afecciones médicas graves.

Estos productos, que con frecuencia se venden en sitios web y redes sociales, no han sido evaluados por la FDA y no han demostrado ser seguros y eficaces para tratar las enfermedades y afecciones médicas que afirman curar. Estos productos no sólo pueden ser ineficaces e inseguros, sino que podrían impedir que una persona busque un diagnóstico y tratamiento adecuados.

“La ciencia y las pruebas son la piedra angular del proceso de revisión de la FDA y son imprescindibles para demostrar el beneficio médico, especialmente cuando un producto se comercializa para tratar enfermedades graves y complejas como el Alzheimer”, dijo el comisionado de la FDA, el doctor Scott Gottlob.

“El Alzheimer es una enfermedad complicada que, desafortunadamente, no tiene cura. Los productos que hacen afirmaciones no probadas sobre algún medicamento pueden inducir a que los consumidores cometan errores y hacerles creer que tales terapias existen y evitar que accedan a tratamientos que se sabe que ayudan a aliviar los síntomas de la enfermedad, o peor aún, algunos tratamientos fraudulentos pueden provocar lesiones graves o incluso mortales”, expresó Gottlob.

El comisionado de la FDA denunció en un comunicado que “los fraudes médicos se aprovechan de las personas vulnerables, les hacen malgastar dinero y a menudo retrasan la prestación de atención médica apropiada, por lo que sugieren tomar medidas para proteger a los pacientes y cuidadores frente a productos engañosos y de eficacia no demostrada”.

Seguridad de suplementos alimenticios

Según la carta del doctor Gottlob, las medidas tomadas este lunes forman parte del esfuerzo más amplio de la FDA para dar respuesta al rápido crecimiento de la industria de los suplementos alimenticios mediante la implementación de iniciativas regulatorias modernas que permitan a la dependencia conservar una visión equilibrada de la Ley de Salud y Educación sobre los Suplementos Dietéticos (DSHEA), promulgada por el Congreso hace 25 años.

El objetivo de esta ley era lograr el equilibrio adecuado entre preservar el acceso de los consumidores a los suplementos legales y promover la innovación en estos productos, y al mismo tiempo mantener la obligación de proteger al público de los productos inseguros e ilegales y responsabilizar a los actores que no pueden o no quieren cumplir con los requisitos de la ley.

Los esfuerzos normativos más recientes de la FDA aprovecharán la oportunidad única para fortalecer aún más el marco regulatorio que rige los suplementos alimenticios y se centrarán en pasos importantes tanto para promover la innovación de la industria como para proteger la seguridad de estos productos como parte de su compromiso general con la protección de la salud pública.

En su declaración publicada el lunes, el comisionado Gottlieb también se refirió varias nuevas medidas importantes y normativas que la dependencia tomará en los meses venideros para mejorar la seguridad de los suplementos alimenticios, incluidos esfuerzos para informar más rápidamente al público acerca de posibles problemas de seguridad de estos productos, establecer un marco regulatorio flexible que promueva la innovación y proteja la seguridad de los productos, y otras nuevas medidas que la FDA podría considerar para garantizar la seguridad y la integridad de los productos.

Productos fraudulentos

Los productos nombrados en las cartas de advertencia y aviso publicadas el lunes son medicamentos no aprobados o incorrectamente etiquetados que afirman prevenir, tratar o curar la enfermedad de Alzheimer, así como varias otras enfermedades y afecciones graves de salud, y que se han vendido en violación de la Ley Federal de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos.

Los productos incluyen varios tipos de presentaciones, como comprimidos, cápsulas y aceites. Se ha solicitado a las compañías que respondan a la FDA en un plazo de 15 días después de recibir las cartas para explicar cómo resolverán las infracciones enumeradas en las cartas de la dependencia. No resolver las infracciones oportunamente puede dar lugar a que se tomen medidas legales, incluyendo la confiscación del producto y/o una orden judicial.

Fraude contra pacientes

Como parte de los esfuerzos de la FDA para proteger a los consumidores que padecen la enfermedad de Alzheimer frente a fraudes médicos, en los últimos cinco años la dependencia ha enviado más de 40 cartas de advertencia a compañías que comercializan ilegalmente más de 80 productos sobre los que hacen afirmaciones acerca de la enfermedad de Alzheimer en sitios web, redes sociales y tiendas.

Engañan con otras enfermedades

En los últimos años también hemos tomado medidas contra compañías y suplementos alimenticios que hacen afirmaciones parecidas sobre enfermedades graves como el cáncer y la adicción a los opiáceos. Aunque estas compañías pueden haber dejado de vender los productos o de hacer afirmaciones no probadas, numerosos productos inseguros y no aprobados continúan vendiéndose directamente a los consumidores debido en parte a la facilidad con la que las compañías pueden mover sus operaciones de comercialización a nuevos sitios web.

Manténgase vigilante

La FDA sigue recomendando a los consumidores que permanezcan vigilantes tanto en Internet como en las tiendas físicas para evitar comprar productos que afirmen prevenir, tratar o curar enfermedades sin ninguna prueba de su eficacia. También se recomienda a los profesionales médicos y a los consumidores que denuncien las reacciones adversas relacionadas con estos productos u otros parecidos al programa MedWatch de la dependencia.

Con información de la FDA.