Los cuatro momentos clave de Emma Coronel en el juicio contra “El Chapo” Guzmán

Fue llamada una de las protagonistas del proceso y en parte fue por estos motivos
Los cuatro momentos clave de Emma Coronel en el juicio contra “El Chapo” Guzmán
Emma Coronel lucía tranquila a su salida del tribunal.
Foto: Kevin Hagen / Efe

Emma Coronel, esposa de Joaquín “El Chapo” Guzmán, fue catalogada como otra de las protagonistas en el juicio en Nueva York contra su pareja, a quien este martes un jurado declaró culpable de los 10 cargos que pesaban en su contra.

La madre de las gemelas del hoy convicto se robaba las miradas tanto a su llegada como a su salida de la Corte Federal del Distrito Este de Brooklyn, donde asistió con regularidad por el periodo de poco más de tres meses que duraron las audiencias ante del juez Brian Cogan.

Su negativa a contestar preguntas de la prensa provocaba más atracción que indiferencia, y sus breves ausencias a la corte se convirtieron en tema de impacto.

Pero dentro de sala, también ocurrieron eventos que fueron clave para popularizar la figura de Coronel. A continuación algunos de estos sucesos:

Un sospechoso celular en corte

Apenas iniciaron los procesos en el tribunal federal, Coronel se vio involucrada en una controversia por supuestamente comunicarse de manera clandestina con su pareja en medio de las sesiones en la corte, asunto que rechazó, incluso en una entrevista con Telemundo.

La Fiscalía Federal para el  Distrito Este de Nueva York llegó a presentar una solicitud para que sancionaran a los abogados de  “El Chapo” Guzmán, por presuntamente haber facilitado un teléfono a la esposa del mexicano durante una audiencia del juicio.

Posteriormente, la moción fue retirada ya que el abogado renunció a llevar el teléfono al interior del tribunal mientras durara el juicio contra Guzmán.

La visita con sus hijas

El día que Coronel llegó a sala con las gemelas Emaly y María Joaquina, de 7 años, la noticia fue precisamente ésa.

En lo que iba de juicio, no se había visto a las niñas en el tribunal, a pesar de que previamente – aunque por breves periodos y con una mámpara de plástico de por medio – han podido compartir personalmente con su padre, contrario al caso de Coronel, quien no mantiene intercambio con su marido desde antes que fuera extraditado a la Gran Manzana, más allá de las miradas y sonrisas en sala.

Esa mañana, “El Chapo“era todo sonrisas al ver de lejos a las pequeñas que estaban en las piernas de su madre para tratar de obtener una mejor vista de su padre.

El New York Post reseñó que el mexicano movía sus manos para saludarlas y le lanzaba besos. En un momento, le pidió a reporteros que hicieran espacio para poder observar más claramente a sus hijas.

Encuentro con la “Chapodiputada”

Uno de los momentos más tensos para Coronel fue toparse cara a cara con la exdiputada mexicana Lucero Sánchez, conocida como la “Chapodiputada”, por su relación extramarital con Guzmán.

La testigo, que incluso lloró en corte, relató cómo se convirtió en traficante de marihuana para El Chapo, a quien dijo que “a veces quería y otras veces no” por los cambios de actitudes del narco.

Como parte del testimonio de Sánchez, que también se especula que tiene un hijo con el capo, se leyó una carta romántica que la ya convicta en Estados Unidos había recibido de El Chapo.

Vinculación con segunda fuga de El Chapo

Aunque la duda sobre su vinculación en los supuestos negocios ilícitos de su marido siempre ha sido tema de debate, el tema alcanzó niveles mayores con el testimonio que ubicaba a Coronel como colaboradora en la segunda fuga de su esposo, en el 2015. Así lo relató el exsocio de Guzmán, Dámaso López Núñez, alias “El Licenciado”.

Tras las declaraciones de “El Lic”, expertos  anticiparon que podrían iniciar una pesquisa contra la mexicana.

Aunque Coronel, no reaccionó a lo vertido en sala, en una publicación en su cuenta de Instagram luego de finalizado el juicio dijo que no tenía nada de que avergonzarse.

“Hoy terminan para mí esas jornadas largas en corte donde hubo de todo, días buenos y días malos; donde también mi nombre fue varias veces mencionado y expuesto en duda. De eso solo puedo decir que no tengo nada de que avergonzarme. No soy perfecta, pero me considero un buen ser humano que nunca he lastimado a nadie intencionalmente. Gracias por el respeto mostrado”, argumentó.

En una entrevista previa con la cadena Telemundo, la esposa de El Chapo negó estar involucrada en algún delito.