¿Qué tipo de rizo es el tuyo?

Consejos de un experto sobre qué productos usar y cómo aplicarlos
¿Qué tipo de rizo es el tuyo?
“Uno de los retos más grandes es elegir entre tantos productos para el cabello crespo”, dice Joseph Boro.
Foto: Cortesía Be My Curls

No hace mucho tiempo atrás las mujeres de cabello crespo, rulo o rizado, tenían la difícil tarea de conseguir productos que ayudaran a lavarlo, peinarlo y mantenerlo de la mejor manera posible, porque no eran suficientes las marcas que le prestaban atención a este tipo de pelo.

Hoy en día el problema es el contrario, ya que son tantos los champúes y acondicionadores creados para curly o kinky hair que establecer cuáles son los apropiados resulta un verdadero dilema.

“En general hay cuatro tipos de rizos y uno de los retos más grandes que tienen las mujeres es elegir entre tantos productos que existen para su tipo de cabello en particular”, explica Joseph Boro, estilista de Curls on 5th (@curlson5th) con casi 20 años de experiencia trabajando con cabello crespo. “Incluso los cientos de videos en la internet crean aún más confusión”.

Joseph Boro, estilista de Curls on 5th, salón especializado en cabello rizado./Cortesía Be My Curls

Entonces, ¿qué hacer para determinar qué tipo de producto es el ideal para ti?

Además del tamaño del crespo, hay que establecer la densidad del cabello, que según Boro, puede ser fino, medio o grueso.

“Muchas mujeres de cabello rizado, por el volumen que tienen, suelen creer que sus cabellos son gruesos y puede resultar todo lo contrario”, explica el experto quien fue estilita de DevaCurl por muchos años. “Entonces usan productos que tienden a hacer que el cabello luzca pesado, pierda volumen o se vea grasoso”.
Para entender mejor qué tipo de cabello se tiene, lo ideal es consultar directamente con un experto. En la ciudad existen cada vez más salones especializados donde se puede hacer una consulta gratuita sin tener que comprometerse con un corte de cabello.

Otra forma es hacer un autoanálisis y tocar el cabello de manera cuidadosa para establecer la densidad.

“Toma una pequeña cantidad de cabello y pásalo por tus dedos y si se siente como un cable, seguramente es grueso, si se siente delgado y suave, seguramente estará entre medio y fino”.

En cuanto al tipo de rizos, Boro lo ha simplicado estableciendo dos categorías: ondulado a crespo (wavy to curly) y crespo a muy crespo (curly to coily).

“El cabello cambia un poco dependiendo del clima y las temporadas, por eso prefiero dejar ese espacio entre cada tipo”, resalta.

El producto ideal

Luego de establecer el tipo de crespo y la densidad, además de la condición del cabello, por ejemplo si está decolorado, pintado, quemado por el secador o la plancha, la segunda parte es entender el proceso de aplicación de los productos a usar.

En general, el estilista aconseja entonces alejarse de los productos con sulfato, parabenos y silicona./Cortesía

“Te puedes aplicar el mejor producto del mundo pero si no lo haces correctamente, usas demasiado o lo distribuyes de manera dispareja, el resultado va a variar”, dice Boro.

Además muchas mujeres están en el proceso de “transición”, que consiste en dejar de alisar o estirar el cabello con químicos o con calor para dar paso al cabello natural. En estos casos, las raíces pueden estar crespas pero las puntas onduladas o hasta lisas, por lo que hay que usar diferentes productos y tratar el cabello de manera diferente.

“Por eso muchas creen que ninguno funciona, renuncian y vuelven a ‘freir’ sus cabellos”, asegura Boro.

En general, el estilista aconseja entonces alejarse de los productos con sulfato, parabenos y silicona.

“Los dos primeros son detergentes usados en los champúes para crear espuma pero eliminan el aceite natural del cabello, y el pelo crespo es naturalmente más reseco”, explica. “ Y luego le dejamos todo el trabajo al acondicionador, pero muchos de ellos tienen silicona, que es una capa artificial que con el contacto hace que el cabello se sienta más suave pero que en realidad se queda en la superficie y no penetra o hidrata”.

Boro tampoco es amigo de los aceites, ya que según él tampoco penetran en el cabello y además atraen la suciedad. “Yo los recomiendo como tratamientos para la noche pero no como acondicionadores”.

Un acondicionar profundo cada semana es otro paso importante para mantener el cabello humectado. El experto prefiere aquelllos que no tienen proteínas como base.

“Piensa en tu cabello como en tu cuerpo, tú lees los ingredientes de lo que comes, debes hacer lo mismo con lo que le aplicas a tu pelo”, concluye..


Be My Curl

Joseph Boro acaba de poner en el mercado su línea de productos Be My Curl, que incluye: ‘Seal the Deal’, una mascarlla acondicionadora; ‘The Mane Squeeze’, un acondicionador sin enjuagar (live in conditioner); el gel ‘To have & To Hold’, para el cabello ondulado o rizado más suave; y el gel ‘Let’s Get Kinky’, para cabellos de textura más fuerte.

Cada producto está creado con ingredientes orgánicos (sin sulfatos, parabenos, o siliconas), como el aceite de argán, la manteca de karité, aloe vera y muchos otros, los cuales ofrecen beneficios comprobados para el cabello rizado de manera inmediata así como a largo plazo.

La línea está disponible en http://www.bemycurl.com.