Cómo establecer límites en el lugar del trabajo

Cómo establecer límites en el lugar del trabajo
Si te sientes agobiada, es hora de determinar ciertos límites.
Foto: Shutterstock

¿Te sientes agobiado por la cantidad de trabajo? ¿Crees que tu supervisor o supervisora no aprecian tu esfuerzo y que siempre terminas haciendo las tareas de los demás?

Probablemente sea hora de establecer ciertos límites, claros y específicos, de otro modo, seguirás sintiéndote la “víctima” de la oficina, taller o fábrica en la que trabajas.

Una de las quejas más comunes de los trabajadores es que sus jefes los llaman o les envían correos y textos a toda hora, incluso durante los fines de semana, cuando se supone que están descansando. Y sin embargo, muchos de estos trabajadores siguen atendiendo a esos llamados “fuera del horario de trabajo”. Mientras sigas respondiendo a todos y cada uno de los correos que te llegan y atendiendo llamados de trabajo durante tu fin de semana, tus supervisores y compañeros de trabajo seguirán enviándolos y esperando tu respuesta.

El primer paso es establecer tu horario de trabajo, y dejar de responder llamados fuera de dicho horario. Cuando estableces ciertos precedentes, también sientas las expectativas de tus supervisores y colegas.

Otra manera de aliviar el agobio es designando ciertos periodos de tiempo para llevar a cabo tus proyectos, sin interrupciones. Si tienes una oficina simplemente puedes cerrar la puerta y concentrarte en el trabajo que necesita terminarse. Otra técnica es separar bloques de tiempo en tu calendario online, para que no te agreguen reuniones, llamadas u otros eventos que puedan prevenirte de terminar tu trabajo.

Trabajo remoto

En la actualidad, cuando más y más empresas prefieren que sus empleados trabajen de manera remota desde sus hogares, para ahorrar costos, también es importante establecer límites en el hogar, para que tu familia o quienes compartan contigo la vivienda no te interrumpan.

Si quieres concentrarte en tu trabajo, sin que tus hijos, pareja o roomates te interrumpan a cada rato, debes establecer límites claros, cerrar la puerta y hacer de cuenta que estás en la oficina o en el taller e ignorar cualquier interrupción, que no se trate de vida o muerte.

Cuentas claras conservan la amistad

No siempre es fácil establecer límites, especialmente cuando un jefe o un colega amigo te pide que lo ayudes con alguna tarea, o le hagas un pequeño favor. Obviamente, todos quieren sentirse parte de un equipo y ayudar a un compañero no debería ser un problema, pero es necesario encontrar el balance que necesitas y para ello debes establecer límites claros desde un principio, y evitar que otros empleados se aprovechen de tu buena voluntad.

Es posible decir “No” de manera cordial y amistosa, sin que por eso se destruya una amistad o una relación de trabajo.  Generalmente, las respuestas más honestas, simples y concisas son la mejor manera de establecer límites justos y claros, sin ser visto como un empleado que no sabe  trabajar en equipo, o que no está dispuesto a colaborar con la empresa.