Paramédicos confundieron embolia con ebriedad en mujer que murió en el Metro de la CDMX

La mujer fue sacada de las instalaciones y fue atendida por paramédicos 26 horas después de que comenzara a sufrir en infarto cerebral
Paramédicos confundieron embolia con ebriedad en mujer que murió en el Metro de la CDMX
La mujer fue sacada de las instalaciones del Metro.
Foto: Agencia Reforma

MÉXICO – La muerte de mujer en la inmediaciones del Metro de la Ciudad de México ha desatado una lluvia de criticas contras las autoridades del Sistema de Transporte Colectivo, así como de los policías que están involucrados en el caso.

Las autoridades capitalinas y las del Metro responsabilizaron a los primeros paramédicos que atendieron a María Guadalupe Fuentes Arias, quien murió tras 26 horas de no recibir apoyo médico ante el infarto cerebral que estaba presentado.

A decir del líder sindical del Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC), ellos procedieron de acuerdo al protocolo establecido, pero fueron los paramédicos que atendieron a la mujer, identificada como María Guadalupe Fuentes Arias, ya que tras su primera valoración fue equivocada.

La cuestión que la mujer fue sacada de la estación por cuatro policías del Metro y la abandonaron afuera del Metro Tacubaya.

 

El Gobierno de la CDMX y el sindicato del Metro revelaron que María Guadalupe recibió atención de socorristas dentro de la jefatura de estación, a las 8:55 horas del sábado 16 de febrero, minutos después de sufrir un infarto cerebral.

Sin embargo, paramédicos de la ambulancia 4 de la Alcaldía Miguel Hidalgo consideraron que la mujer de 56 años estaba en estado de ebriedad y no requería hospitalización.

“Procedieron a practicarle los primeros auxilios a la persona afectada, realizándole la valoración correspondiente y tomándole signos vitales, diagnosticando que se encontraba en estado etílico y que no ameritaba traslado a un hospital”, detalló el líder sindical Fernando Espino Arévalo en carta dirigida a REFORMA.

“Llegó una ambulancia y no se llevó a la persona. Hay una cadena de responsabilidades, porque no puede ser que si la ambulancia no se lleva a la persona ocurra lo que ocurrió”, indicó Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno.

María Guadalupe murió tres días después del infarto cerebral. Fue traslada el 17 de febrero por SUUMA Voluntarios.

“No se veía en situación de calle o que hubiera tomado y nos explicaban que llevaba, me parece, un día perdida”, comentó Erick Sánchez, paramédico de la agrupación.

Autoridades asumen responsabilidad

En conferencia conjunta, el Gobierno de la Ciudad, a través de su Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y el Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro, asumió la responsabilidad de la negligencia en la que ocurrieron los funcionarios públicos que derivó en la muerte de María Guadalupe Fuentes, abandonada afuera de la estación Tacubaya por elementos de la Policía Bancaria e Industrial (PBI).

“Reconozco de manera personal e institucional la mala y deficiente actuación de cinco elementos de la Policía Bancaria e Industrial que participaron en estos hechos. Estos elementos actuaron de manera inhumana y sin apego a protocolo alguno”, expresó el Jefe de la Policía, Jesús Orta.

“Lamento profundamente la pérdida de familiares y seres queridos de la señora María Guadalupe y respetuosamente les presento mi más sincera disculpa por la actuación de mis elementos, asumo la responsabilidad que me corresponde por estos hechos”.

Reconoció que en los servicios de seguridad hay elementos corruptos y con escasa capacitación y preparación.

En una conferencia de prensa en la que no se permitieron cuestionamientos a los funcionarios, la directora del Metro, Florencia Serranía, confirmó que ella se enteró de lo sucedido el domingo hacia las 10:30 horas.

 

Es decir, más de 24 horas después de los hechos y mientras la mujer de 56 años permanecía tirada afuera de la estación Tacubaya.

De acuerdo con la funcionaria, los paramédicos que atendieron a la mujer el sábado hacia las 8:55 horas en la oficina del Jefe de Estación, reportaron que María Guadalupe estaba en estado etílico y que había consumido enervantes.

“Su actuar fue imperdonable”, dijo con la voz entrecortada respecto al actuar de los policías.

En su oportunidad, Ernestina Godoy se comprometió de forma personal a qué habrá justicia en este caso.