La próstata que nunca protestó

Y que quizás hoy le salve a usted la vida

La próstata que nunca protestó
Es importante hacerse los chequeos médicos.
Foto: archivo

“Luzma, tengo cáncer”. Con esas 3 palabras, en un texto telefónico, mi amigo Víctor Santiago me contó el resultado de más de un mes de exámenes médicos.

La próstata de Víctor nunca protestó. El doctor Juan Rivera, de quien Víctor además de amigo es productor, decidió mandarle a hacer el exámen un día en que Víctor (que tiene 44 años y no necesita hacerse un examen de próstata), fue a su consulta para hacerse un chequeo de rutina.

“No sé por qué le mandé a hacer ese estudio”, me dijo Juan. “Ese examen debe hacerse después de los 50”.

Víctor tampoco sabe por qué Juan le insistió que se hiciera el PSA, un examen de sangre para ubicar un antígeno prostático específico, que es una proteína producida por las células de la próstata y que sirve para diagnosticar el cáncer de la misma.

Víctor sólo sabe que Juan le salvó la vida.

La noticia, totalmente inesperada, cayó con todo el peso que caen las noticias que amenazan con quitarle tiempo a nuestros sueños. Pero Víctor, en vez de victimizarse o de caer en depresión, comenzó a estudiar sobre el tema de la mano de nuestro Juan Rivera.

A buscar los mejores médicos. Los que más próstatas hubieran tratado. Y ante operarse o someterse a radiaciones decidió operarse próximamente en Orlando.

¿Qué por qué yo estoy escribiendo hoy una columna sobre el cáncer de próstata? Porque siempre pienso que las historias que dejan lecciones deben compartirse.

Hace dos días, cuando Víctor se reunió con el médico que va a operarlo, este le dijo que su próstata tiene cáncer desde hace 6 años, y que si hubiera esperado hasta los 50 para someterse al examen, quizás ya hubiera sido demasiado tarde y el cáncer se hubiera regado por su cuerpo.

Y quizás entonces esta columna no tendría el mensaje de prevención que Víctor me pidió que mandara.

“Yo quiero que lo cuentes, Luzma, para salvar a otros”.

Y si ese otro es su papá, su hermano, su hijo, su primo, su novio, su amigo, o usted mismo, entonces la misión de Víctor estará cumplida… y su próstata enferma, que nunca protestó, habrá ayudado a salvar una vida.\

Sobre la autora

Luz María Doria es inmigrante colombiana, periodista, productora ejecutiva de Despierta América y autora de los libros “La Mujer de mis Sueños” y “Tu Momento Estelar”. Podrán encontrar su columna cada lunes en nuestro diario impreso y en este sitio web.