Trump golpea fuerte a China con restricciones migratorias

EEUU presiona así al país asiático para que acabe con los "abusos" contra minorías
Trump golpea fuerte a China con restricciones migratorias
El Departamento de Estado restringirá visas a los funcionarios del gobierno chino.
Foto: Getty Images

Estados Unidos anunció este martes que restringirá las visas a funcionarios del gobierno chino en respuesta a la “represión” del país asiático contra grupos minoritarios del territorio occidental de Xinjiang, como los musulmanes uigures.

Fue el secretario de Estado Mike Pompeo quien pidió en un comunicado “a la República Popular de China que ponga fin de inmediato a su campaña de represión en Xinjiang”. Pompeo entiende que para ello se requiere “liberar a todos los detenidos arbitrariamente” y dejar de “obligar a los miembros de los grupos minoritarios musulmanes chinos que residen en el extranjero a regresar a China para enfrentar un destino incierto”.

Para presionar al gobierno chino, el Departamento de Estado dijo que limitaría las visas que EEUU entrega a funcionario chinos y miembros del Partido Comunista implicados en la “detención o abusos” de uigures, kazajos u otros grupos musulmanes en el territorio autónomo de Xinjiang, al noroeste del país asiático. Los familiares de los funcionarios chino mencionados tampoco tendrán acceso a las visas.

Aunque el comunicado de Pompeo no da nombres concretos de funcionarios, los legisladores han pedido que tome medidas contra Chen Quanguo. Quanguo, jefe del partido comunista, dirigió furas políticas con las que pretendía detener la disidencia en el Tíbet,

Otra de las medidas que ha tomado EEUU ante la violación de derechos humanos en Xinjiang fue incluir en este martes la lista negra del Departamento de Comercio a 28 entidades chinas, como la firma de videovigilancia Hikvision y las empresas de inteligencia artificial Megvii Technology y SenseTime. Según la agencia AFP, Washington acusa a estas compañías de participar en los “abusos” contra las minorías chinas citadas.

China se defendió argumentado que no existían dichos abusos. El gobierno negó inicialmente que existieran campos de detención pero después dijo que eran escuelas de formación profesional y que su objetivo era prevenir la violencia del extremismo islamista.

Grupos de derechos humanos han afirmado que cerca de un millón de uigures y otros musulmanes están detenidos en un intento del gobierno chino de homogeneizar a la población bajo la cultura mayoritaria.


¿Cansado de las políticas migratorias de Trump? Este país europeo busca trabajadores extranjeros

Golpean con críticas a Melania Trump tras decir que está “entregada a la ayuda de niños”

Trump quiere someter a su equipo al detector de mentiras