Ideas de refrigerios saludables para que tu hijo no sufra sobrepeso

Mantenga los alimentos y bebidas con muchas calorías fuera de la vista de los niños o mejor ni comprarlos
Ideas de refrigerios saludables para que tu hijo no sufra sobrepeso
Foto: Pxhere

La importancia de una nutrición balanceada que procure el óptimo desarrollo del niño y que no sufra de sobrepeso es evitarle afectaciones a su salud como la diabetes tipo 2, hipertension alta y el colesterol alto ahora o más adelante en la vida con problemas del corazón.

En el corto plazo, por ejemplo, podría tener problemas respiratorios o dolor en las articulaciones, por lo que le puede ser difícil seguir el ritmo de sus amigos. También pueden recibir burlas o tener depresión y baja autoestima.

Evite en la medida de lo posible darles dulces, galletas y otros refrigerios poco saludables, en su lugar te presentamos algunas ideas deliciosas y nutritivas.

Opciones de refrigerios:

Palomitas de maíz reventadas con aire caliente y sin mantequilla

Crédito: Pxhere

Fruta fresca

Crédito: Marcus Morgan/Pixabay

Fruta congelada o enlatada en jugos naturales

Crédito: Bob Grg/Pixabay

Yogur sin grasa o bajo en grasa acompañado de fruta

Crédito: Pxhere

Verduras frescas, como zanahorias, pepinos, calabacines o tomates cherry

Crédito: Pxhere

Cereal de granos integrales

Cereales bajos en azúcar, con leche sin grasa o baja en grasa, o con un sustituto de leche con calcio y vitamina D añadidos.

Crédito: Pxhere

Recomendaciones

Trate de ser un buen ejemplo para ellos y también alimentarse saludablemente.

Evite servir porciones grandes o la cantidad de comida o bebidas que su hijo elija para una comida o refrigerio. Comience con cantidades más pequeñas de comida y deje que su hijo pida más si todavía tiene hambre.

Si su hijo quiere alimentos o bebidas de un paquete, contenedor o lata, lea la etiqueta de información nutricional para ver qué cantidad equivale a una porción. Así podrá evitar calorías, grasas y azúcares adicionales.

Ponga alimentos y bebidas saludables donde se vean fácilmente.

Mantenga los alimentos y bebidas con muchas calorías fuera de la vista, o mejor ni comprarlos.

Limite las comidas rápidas.

Traten de sentarse a la mesa en familia para las comidas lo más a menudo que puedan, y traten de no comer con prisas o de camino a algún lugar.

Planea con anticipación los alimentos a poner en la lonchera.

No permita que coman delante de la televisión, computadora o algún otro aparato electrónico.

Fuente: Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales