Vuelta a la rutina financiera pero con un plan

Claves para los buenos propósitos y cómo mantenerlos

2020 presupuesto

Crédito: Shutterstock | Shutterstock

Los Reyes Magos vinieron y se fueron poniendo el punto final a las fiestas para las familias latinas. Han sido unas semanas en las que el consumo o la tentación para ello no ha cesado. Gastar más de lo que se debe o puede suele ser frecuente en una temporada que culmina con el comienzo del nuevo año. Es algo que invita a planificar y plantearse nuevas rutinas que, seamos honestos, suelen perder fuerza en apenas semanas.

Pero no por ello hay que dejar de hacer lo que cada uno de nosotros sabemos que es correcto y tratar de corregir hábitos que sabemos que merece la pena que mejoremos, sobre todo en lo que se refiere a la salud financiera. La Asociación Americana de Psicología da una serie de consejos para que las resoluciones de primeros de año se mantengan. Desde perder peso hasta ahorrar o dejar de fumar.

  1. Empezar poco a poco. No es fácil cambiar rutinas de la noche a la mañana. Tenga un plan para hacerlo paso a paso. Si quiere ahorrar, comience con cantidades pequeñas, objetivos que pueda conseguir con un esfuerzo que resulte ser imposible. Tenga objetivos que sean realistas e incremente el nivel de compromiso con ellos una vez que haya conseguido dar el primer paso, el segundo, el tercero. En el caso del ahorro, empiece por desviar automáticamente a una cuenta de ahorro o a un sobre que tenga en un cajón una cantidad de su paga que le resulte cómoda. Cuando se acostumbre, auméntela un poco.
  2. No trate de cambiar todas sus rutinas a la vez. No hay que replantearse todo a la vez. Si sabe que tiene comportamientos que cambiar o mejorar propóngase esos cambios de forma realista uno a uno para evitar sentirse abrumado por las tareas que no le resultan fáciles.
  3. Hable de ello. Comparta sus objetivos y sus progresos con amigos o familiares, invítelos a participar de ellos para animarse.
  4. No se castigue. Es difícil dar pasos hacia adelante sin retroceder de vez en cuando. Si el primero de los pasos atrás se considera una derrota es fácil desmotivarse no con la resolución incumplida sino con todas. La perfección no existe. Asuma el retroceso como algo normal y continúe con sus objetivos.

Un orden

Las resoluciones que puede adoptar y el orden en el que lo haga en materia financiera dependerán mucho de sus necesidades. Eliminar deuda, ahorrar más o con propósitos (para la educación de los hijos, para emergencias, para la jubilación….), pagar el balance de las tarjetas de ahorro mensualmente son propósitos compartidos con muchos pero les dejamos aquí otros que son igual de básicos e importantes para mejorar los hábitos de su bolsillo.

  • Establezca objetivos específicos. ¿Va a ahorrar más? ¿Va a pagar los balances de su tarjeta? Si la respuesta es si, ahora ponga una cifra a la primera pregunta y una fecha a la segunda. Solo así se puede medir el progreso y cuando se avanza, la paso que sea y con los reveses que sean, mejora la motivación.
  • Planifique. La clave para las mejores cuentas y hábitos es presupuestar y este es un principio básico no solo para tener un mejor control del dinero sino para ayudarle con las resoluciones de forma realista. Contabilice lo que ingresa y gasta, elija el modelo de gastos y ahorro que mejor se adapta a su estilo de vida e incluya en ellos sus resoluciones. Uno de los modelos más populares es el 50-20-30 que establece que el 50% del ingreso neto (tras impuestos) debe pagar lo que es necesario (casa, comida, transporte…) el 20% se destina a ahorro y el 30% a lo que uno quiera. Las situaciones económicas de cada uno en distintos momentos de la vida obligan a adaptar los porcentajes.
  • Elimine un mal hábito. Hay quienes hacen milagros con poco dinero pero también hay quienes hacen gastos que no son siempre necesarios o tienen costumbres que pueden ayudar a los objetivos de ahorro o rebaja de deuda. Comer fuera todos los días, fumar, comprar mucho en la red, usar poco el transporte público, comprar comida que luego se tira, poner el aire acondicionado sin cesar, por ejemplo. Trate de acabar con alguna de estos comportamientos o reducirlos.
  • Planifique algo de frugalidad. Si usted vive con lo justo no lea lo que sigue a continuación. Este último punto está dedicado solo a quienes se dan ciertos caprichos con regularidad. Planifique una semana o varias sin hacer compras que no sean totalmente necesarias y reduzca los gastos. Da mucha claridad a la hora de establecer qué es necesario y hasta qué punto, además de permitir una temporada de ahorro extra.

En esta nota

Ahorro Dinero finanzas Presupuesto resoluciones

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain