Jaime Munguía brilla en peso mediano y pide a Canelo o Golovkin

El tijuanense mejora a 35-0 al noquear a O'Sullivan y piensa en grande en las 160 libras
Jaime Munguía brilla en peso mediano y pide a Canelo o Golovkin
Jaime Munguía, de Tijuana, a las puertas del estrellato.
Foto: Bob Levey / Getty Images

El mexicano Jaime Munguía, uno de los mejores peleadores tricolores del momento, hizo un triunfal debut en la división de los pesos medianos al noquear en el round 11 al valiente irlandés Gary O’Sullivan la noche del sábado en el Alamodome de San Antonio.

Luego de maltratar a su rival de manera contundente desde el round 5, el peleador de 23 años originario de Tijuana liquidó a O’Sullivan a los 2:17 minutos del penúltimo asalto tras la última de sus muchas ráfagas de golpes de la noche, enviando al hombre del bigote, ya muy herido, a la lona. No había duda que el réferi debía detener las acciones y así lo hizo, además de que la esquina ya había lanzado la toalla.

Pienso que con un 8 ó 9, pero creo que pelea a pelea vamos mejorando”, dijo Munguía cuando la reportera de DAZN le pidió sobre el ring calificar su actuación. “Me sentí más fuerte… Creo que estoy en mi peso ideal”.

Las estadísticas finales de la pelea por el título “intercontinenal” de la OMB indicaron el gran dominio del fronterizo, al conectar 292 golpes de 792 lanzados para un 37% de efectividad, contra 122 de 596 del irlandés.

“Me gustaría enfrentar a los mejores de esta división, creo que es Canelo, Golovkin, a los (hermanos) Charlo“, dijo el hombre de solo 23 años, mientras a sus espaldas el promotor Óscar de la Hoya no se inmutaba.

Munguía (35-0, 28 KOs) demostró todo su arsenal ante un peleador limitado pero de gran corazón. O’Sullivan (30-4) merecía completar la ruta porque nunca se rindió y siguió yendo hacia adelante en los asaltos finales a pesar de llevarse una paliza.

Al final del quinto round, el mexicano conectó una ráfaga de hasta 10 golpes, pero el irlandés, estoico, aguantó a pie firme e incluso tuvo una esporádica respuesta.

Pero en el siguiente asalto, una derecha de Munguía le aflojó las piernas al bigotón y parecía que empezaba a inclinar la balanza a su favor, sin embargo, un golpe muy bajo le costó la deducción de un punto al tijuanense.

El entrenador Erik “Terrible” Morales le pidió a Munguía que le tirara el uppercut pero cuidándose con la mano izquierda en alto en el round 7. No fue el upper, sino el jab, el que le permitió al joven fronterizo lastimar a su rival.

Fueron seis o siete jabs seguidos que hicieron tambalear al europeo, quien ganó oxígeno cuando puso una rodilla en la lona quejándose de otro golpe ilegal, un gancho al hígado ligeramente bajo que atinadamente no fue penalizado.

Tras reanudarse las acciones, el castigo continuó con el excampeón superwelter de la OMB soltando la derecha con todo su poder.

El round 9 fue una repetición con un O’Sullivan ya indefenso recibiendo demasiado castigo con el jab y algunas derechas cruzadas. Parecía inminente la detención de parte del réferi, pero al irlandés no se le puede recriminar su gallardía, e incluso en el décimo tuvo buenos momentos hasta que un golpe recto de derecha lo hizo retroceder sobre piernas flojas.