San Valentín: ¿Por qué no es buena idea tener sexo después de cenar?

Podrías tener un festejo del Día de los enamorados un tanto fallido e incluso, pones en riesgo tu vida
San Valentín: ¿Por qué no es buena idea tener sexo después de cenar?
Quizá sea buena idea invertir el orden de los planes.
Foto: Shutterstock

Este 14 de febrero celebramos a San Valentín, un día muy especial para todas las parejas, ya que es el Día de los Enamorados, en donde los novios o los matrimonios suelen darse detalles especiales, así como salir por ahí a comer, a algún espectáculo o bien, ir a cenar para luego volver a casa y ser presas de la pasión.

Muchos creen que tener una cena romántica es el previo perfecto para tener una noche de buen sexo, lo cual, varios expertos aseguran solo se trata de una idea “hollywoodesca”, ya que el exceso de comida y bebida pueden arruinar esos planes.

“Si quieres asegurarte de tener acción el 14 de febrero, tengan sexo primero, luego salgan a cenar“, afirma el experto en salud sexual Dan Savage.

Según Savage, luego de cenar, el cuerpo se “ralentiza”; se siente mucha pesadez, hay muchos movimientos peristálticos y además, eres “presa fácil” del sueño.

“Durante la digestión, el corazón aumenta su trabajo para irrigar los intestinos y mejorar la absorción con un doble esfuerzo, irrigando la parte del abdomen y además los órganos sexuales consumiendo más oxígeno”, explica el cardiólogo Walter Mogrovejo Ramos, director del Instituto Cardiovascular de las Américas (INCA),

Además, según Mogrovejo, si se tiene sexo después de comer, hay un alto riesgo de sufrir un infarto.