El ritmo de crecimiento de COVID-19 en Chicago comienza a ceder: Lori Lightfoot

Los casos de coronavirus en la ciudad crecen más lento gracias a medidas como quedarse en casa y el distanciamiento social
El ritmo de crecimiento de COVID-19 en Chicago comienza a ceder: Lori Lightfoot
Calles vacías en el centro de Chicago durante la epidemia de coronavirus.
Foto: Getty Images

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, anunció que nuevos datos sugieren que la epidemia de coronavirus en la ciudad comienza a ceder, al haberse reducido en días recientes el incremento de nuevos casos. Se trataría de un indicador de que el distanciamiento social, el quedarse en casa y otras medidas estarían dando resultado.

De acuerdo a esos datos, actualmente la cantidad de casos se duplica cada 12 días, mientras que al desatarse la crisis del coronavirus los casos se duplicaban cada dos o tres días.

Esa baja en el ritmo de crecimiento de la epidemia ha permitido que los hospitales no queden saturados y tengan la capacidad suficiente para atender a los enfermos. Con todo, las medidas de contención del COVID-19 han de continuar, justamente para consolidar los logros en la reducción de los contagios.

“Gracias a los esfuerzos de toda la ciudad para quedarse en casa y aislarse socialmente, hemos logrado un importante progreso en el aplanado de la curva y en reducir la expansión del COVID-19 en  Chicago. Pero, con todo lo alentadores que son esos números, la luz al final del túnel es aún diminuta y necesitamos continuar con el cumplimiento de la sociedad [de las medidas de distanciamiento] antes de que podamos doblar la curva y salir de esta crisis. Es por ello que es imperativo que continuemos seguros y actuando responsablemente, es una cuestión de vida o muerte”, dijo Lightfoot en un comunicado.

El aplanado de la curva que parece estarse consiguiendo sería el resultado de diversas medidas, entre ellas el quedarse en casa, el cierre de las escuelas, la prohibición de reuniones de más de 10 personas, el distanciamiento entre personas de 6 pies o más. Eso ha permitido un menor número de enfermos de COVID-19 y un menor número de fallecimientos que los que se habrían registrado sin esas medidas.

Por ejemplo, se afirma que sin esas medidas actualmente se habrían registrado en Chicago 62,000 casos y 2,000 fallecimientos por coronavirus. Hoy esas cifras son en realidad 9,666 casos y 347 muertes.

Los hospitales de la ciudad, además, han sido capaces de establecer suficientes camas, unidades de terapia intensiva y ventiladores para atender a los enfermos sin quedar colapsados. Eso en paralelo al incremento de la capacidad hospitalaria (por ejemplo en el centro médico creado en McCormick Place) y de habitaciones para albergar a personas en cuarentena, a trabajadores de la salud y a personas sin hogar.

Con todo, las disparidades en la ciudad con severas, con las comunidades afroamericana y latina más afectadas por la epidemia y con menores opciones de salud y servicios. La atención de esas circunstancias es imperativa como lo es en general mantener las medidas para contener la enfermedad y atender a los enfermos protegiendo también a personal médico y de primera respuesta.

Más sobre la respuesta al coronavirus en: Chicago.gov/coronavirus.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.