Universitaria inventa una divertida forma de comunicarse con sus vecinos ancianos

Las relaciones más improbables están surgiendo durante esta pandemia

Universitaria inventa una divertida forma de comunicarse con sus vecinos ancianos
Foto: Shutterstock

Con el distanciamiento social establecido a raíz del coronavirus, forjar nuevas amistades es casi imposible además de todo un riesgo para la salud.

A pesar de los difíciles tiempos en los que vivimos,  una estudiante universitaria ha desarrollado un vínculo especial con su vecino, gracias al uso creativo de notas adhesivas que usa para comunicarse pegándolas en la ventana.

Lillian Kogan colocó notas adhesivas en la ventana de su apartamento de Manhattan de forma que se podía leer un mensaje: “¡Hola!”. Un vecino vio el saludo y respondió con su propio “hola” en su ventana, al otro lado de la calle.

“Estaba muy emocionada porque no tenía idea de quién me respondía”, contó Kogan a Inside Edition.

La conversación siguió, ya que Kogan luego escribió otra nota preguntando “¿cómo estás?”, a lo que el vecino también contestó.

Hasta ese momento, no había visto quién estaba detrás de esas notas con las que la conversación se sentía fluida a pesar de la distancia y los obstáculos. Pero un día, Kogan vio a sus “nuevos amigos” en el balcón. Eran una pareja de ancianos.

Cuando vio las notas, Toni Sonet, de 84 años, sintió que alguien quería “hablar”, así que le pareció una idea genial y aceptó corresponder la comunicación.

Kogan luego le preguntó a la pareja de ancianos si necesitaban comida. Ellos contestaron que no, pero de todos modos ella les horneó galletas de chocolate, usando mascarilla y guantes como precaución. Dejó los dulces a la atención de los ancianos en el vestíbulo del edificio e incluyó una nota: “Hola, mi nombre es Lillian Kogan. Soy la vecina con la que te has comunicado”.

Kogan también les dio su número de celular en caso de que la pareja necesite algo. El siguiente mensaje que apareció de los nuevos amigos de Kogan en su ventana fue la palabra “Yum”.

“Las galletas estaban deliciosas”, contó Sonet a Inside Edition.