El desafío de estudiar desde casa para los estudiantes de Chicago durante la epidemia de coronavirus

Ante el cierre de escuelas provocado por el coronavirus, estudiantes en Illinois no recibirán instrucción en persona por lo que resta del año académico pero seguirán sus estudios con clases vía internet y material impreso
El desafío de estudiar desde casa para los estudiantes de Chicago durante la epidemia de coronavirus
Consuelo Martínez tiene una hija autista de 17 años que estudia en la secundaria Back of the Yards College Preparatory del suroeste de Chicago.
Foto: Cortesía

El gobernador de Illinois J.B. Pritzker anunció el pasado viernes que todas las escuelas públicas y privadas de Illinois permanecerán cerradas para la instrucción en persona por lo que resta del año académico 2019-2020. Esta decisión fue tomada como parte de las medidas para frenar la epidemia de coronavirus.

“Mis decisiones son difíciles, pero siguen la ciencia y la ciencia dice que nuestros estudiantes no pueden volver a su rutina normal”, dijo Pritzker en rueda de prensa.

Illinois se  une a 27 estados y tres territorios estadounidenses en los que también sus gobiernos han ordenado o recomendado la misma acción, decisiones que han impactado a más de 25 millones de estudiantes.
“La Ciudad y CPS reconocen que este ha sido un año difícil para todos, particularmente para nuestros estudiantes de último año que se gradúan”, indicó el distrito en un comunicado.

Por su parte, Janice Jackson, directora ejecutiva de las Escuelas Públicas de Chicago (CPS), calificó el cierre como una “decisión difícil pero necesaria”.

Jesse Sharkey, presidente del Sindicato de Maestros de Chicago (CTU) en respuesta a la decisión del gobernador Pritzker indicó en una declaración:”Mis pensamientos en este momento están con los estudiantes de último año de secundaria y octavo grado, que se perderán las ceremonias formales de graduación este año, pero entiendo la decisión del gobernador y le agradezco por hacer que la seguridad de nuestros educadores, estudiantes y comunidades escolares sea primordial”.

“No permitiremos que esta crisis sea un obstáculo para el futuro de nuestros estudiantes y sus sueños”, dijo la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot.

Mientras las escuelas estén cerradas debido al coronavirus, las Escuelas Públicas de Chicago han preparado actividades en línea y también en material impreso con el propósito de apoyar el aprendizaje de los estudiantes.

Las Escuelas Públicas de Chicago comenzaron oficialmente el aprendizaje remoto el pasado 13 de abril.

Enfrentando barreras

Para cubrir las necesidades de aprendizaje remoto de 355,000 estudiantes de CPS funcionarios de CPS buscan distribuir 100,000 dispositivos electrónicos, como computadoras portátiles,  iPads y chromebooks a los estudiantes que más los necesitan estando, con prioridad en los estudiantes den escasos recursos.

El material de aprendizaje remoto se publica cada dos semanas. Todos los paquetes de aprendizaje que incluyen proyectos en los que los estudiantes pueden trabajar de manera independiente o con ayuda de un adulto están disponibles en inglés y español.

Las lecciones se publican en línea y también hay paquetes de tareas en papel.

La alcaldesa Lightfoot y CPS anunciaron que todos los estudiantes en situaciones de vivienda temporal recibirán acceso a internet y dispositivos informáticos.

CPS indicó en una declaración que si bien el distrito no tiene los recursos para proporcionar acceso a internet a todos los estudiantes, Comcast y AT&T actualmente ofrecen acceso gratuito a internet para familias con grandes necesidades.

“Durante esta crisis, los estudiantes sin hogar enfrentan barreras únicas para el aprendizaje remoto. Chicago Coalition for the Homeless cree que el acceso a la computadora y a internet es esencial para garantizar la equidad de los estudiantes sin hogar que a menudo no tienen acceso a la tecnología… “, dijo Alyssa Phillips, abogada de educación de la Chicago Coalition for the Homeless.

Educación y graduación en tiempos de coronavirus 

“Me preocupé, me estresé” fue la primera reacción que tuvo cuando supo que cancelaron las clases presenciales en las escuelas, dijo Martha Cruz, coordinadora del programa de Padres Mentores de la escuela primaria César Chávez Multicultural Academic Center en el suroeste de Chicago.

“Cuando escuché que las clases ya no serían presenciales me preocupé, me estresé porque solo contamos con una computadora de monitor y una laptop en casa. Dije ‘qué voy hacer, todos mis hijos tienen clases y tareas que cumplir no serán suficientes dos computadoras’…”, mencionó Cruz, quien tiene cuatro hijos de 8, 13, 15 y 18 años.

Aunque Cruz dice que no es lo mismo asistir a clases presenciales que recibir aprendizaje a distancia, “porque no hay esa interacción con la maestra”, considera que la decisión del gobernador fue acertada para contribuir a prevenir la expansión del virus.

El programa de Padres Mentores recluta, entrena y coloca a los padres en los salones para ayudar a los maestros en la clase por dos horas diarias para actuar como mentores para los estudiantes.

Anthony Medrano, de 18 años, es un estudiante de último año de la escuela secundaria alternativa Peace and Education Coalition en el Barrio de Las Empacadoras. Dice que aunque le resultó frustrante el anuncio del gobierno estatal lo consideró necesario.

Medrano, el hijo mayor de Cruz, cuenta que su escuela iba llevar a toda la promoción a SixFlags Great America y a comer a un restaurante, pero que ahora todo es incierto por la pandemia. “Me sentí un poco frustrado al saber que no regresaría a la escuela, ya tenía planes para graduacióny  ahora no se va poder hacer nada”.

¿Realmente está aprendiendo mi hija?

Consuelo Martínez es madre de una estudiante autista de la escuela secundaria Back of the Yards College Preparatory.  Su hija tiene 17 años y cursa el tercer año de educación secundaria.

Para Martínez, organizadora del programa Padres Mentores de la organización The Resurrection Project, la decisión del gobernador Pritzker fue correcta aunque según ella implica grandes desafíos para la educación especial en línea que recibe su hija.

“No entiendo al cien por ciento el uso de todas las ‘apps’ [aplicaciones], como le llaman a donde tengo que entrar, los niños sí saben algunas veces entrar pero mi niña por su condición especial pierde más tiempo, se hace preguntas que ni siquiera yo le puedo responder… Tampoco sé cien por ciento matemáticas, si mi hija tiene una duda en desarrollar un problema, en sacar una raíz cuadrada, si yo no lo sé hacer, ¿cómo le voy ayudar a mi hija?”, comentó Martínez.

Ella dijo tener muchas preguntas: “¿Va pasar de año mi hija?, ¿realmente está aprendiendo mi hija?, ¿está reteniendo lo que le enseñan en su aprendizaje en línea?”.

Esas preguntas sin respuesta inmediata son las que se hacen algunos padres con hijos que estudian desde casa y con hijos que reciben educación especial.

“Son grandes retos los que estamos enfrentando los padres con hijos con educación especial porque los niños aprenden con una instrucción modificada…, le tienen que modificar su aprendizaje”, explicó Martínez a La Raza.

****

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al apoyo de la Field Foundation of Illinois. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.