El equipo de Trump eliminó la regla diseñada para proteger a los trabajadores de salud de una pandemia como COVID-19

Una investigación de NPR halló que, aunque existía una regulación para proteger a los trabajadores sanitarios en caso de una pandemia como la de COVID-19, la Administración la relegó

National Nurses United colocó 88 pares de zapatos que representan a las enfermeras que murieron a causa de COVID-19 frente a la Casa Blanca el 7 de mayo de 2020.

National Nurses United colocó 88 pares de zapatos que representan a las enfermeras que murieron a causa de COVID-19 frente a la Casa Blanca el 7 de mayo de 2020. Crédito: Chip Somodevilla | Getty Images

Cuando el presidente Trump asumió el cargo en 2017, su equipo dejó de trabajar en nuevas regulaciones federales que habrían obligado a la industria de la salud a prepararse para una pandemia de enfermedades infecciosas en el aire como COVID-19.

Esa decisión está documentada en registros federales revisados ​​por NPR y reportada en la investigación que realizó National Public Radio (NPR) sobre estas regulaciones.

“Si esa regla hubiera entrado en vigor, entonces cada hospital, cada hogar de ancianos esencialmente tendría que tener un plan en el que se aseguraran de tener suficientes respiradores y estuvieran preparados para este tipo de pandemia”, dijo David Michaels, jefe de la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) hasta enero de 2017, a NPR.

Todavía no hay regulaciones federales específicas que protejan a los trabajadores de la salud de los patógenos mortales en el aire como la influenza, la tuberculosis o el coronavirus.

Este hecho llegó a casa durante la última pandemia respiratoria, el brote de H1N1 en 2009.

Miles de estadounidenses murieron y decenas de trabajadores de la salud se enfermaron. Al menos cuatro enfermeras murieron.

Los estudios realizados después de la crisis de H1N1 descubrieron que a menudo no se seguían las pautas voluntarias de seguridad federales diseñadas para limitar la propagación de patógenos en el aire en las instalaciones médicas. También hubo escasez de equipos de protección personal.

O sea, las normas que regulan la protección de la salud de los trabajadores sanitarios, son pautas voluntarias, no regulaciones federales que se exige cumplir.

Una escalada mortal de la crisis de H1N1

Esta primavera, los hospitales y hogares de ancianos se encontraron enfrentando la misma crisis que experimentaron durante el brote de H1N1, con muchas instalaciones sin preparación ni equipamiento. Solo que esta vez la escala fue más grande y mortal.

El gobierno federal informa que al menos 43,000 trabajadores de atención médica de primera línea se han enfermado, muchos infectados, mientras atendían a pacientes con COVID-19 en instalaciones donde se racionaba el equipo de protección personal.

“Incluso hace unos meses, no podía haber imaginado que habría estado en una llamada de Zoom leyendo los nombres de las enfermeras registradas que murieron en el frente en una pandemia”, dijo Bonnie Castillo, quien encabeza el sindicato National Nurses Union, a NPR.

“El monumento no fue solo sobre el dolor. También fue sobre la ira”.

La regla de OSHA sobre enfermedades infecciosas debatida en Washington

Castillo dijo a NPR que el Congreso debería implementar de inmediato las regulaciones de enfermedades infecciosas archivadas por la Administración Trump como una regla de emergencia, antes de que llegue una segunda ola de coronavirus.

“Lo que obviamente exigiría que los empleadores tengan el nivel más alto de PPE, no el más bajo”, dijo.

Los demócratas en la Cámara de Representantes aprobaron un proyecto de ley a mediados de mayo que lo haría, pero el Senado controlado por los republicanos ha bloqueado la medida, y la Casa Blanca aún se opone a las reglas.

La Administración Trump no ha respondido a las repetidas preguntas de NPR sobre la regla de las enfermedades infecciosas. Pero en una reunión informativa con los legisladores este mes, la actual jefa de OSHA, Loren Sweatt, argumentó que ya existen suficientes reglas para proteger a los trabajadores.

“Tenemos estándares obligatorios relacionados con los equipos de protección personal y los agentes patógenos y sanitarios transmitidos por la sangre”, dijo Sweatt en una grabación proporcionada a NPR. “Tenemos estándares existentes que pueden abordar esta área”.

La industria hospitalaria también se opone a las nuevas reglas de seguridad. Nancy Foster, de la American Hospital Association, dijo que las pautas voluntarias para las pandemias en el aire son adecuadas.

“Tienes razón; no son regulaciones, pero son la guía que queremos seguir”, dijo Foster. “Establecieron la expectativa para el control de infecciones, por lo que en cierto sentido son como las regulaciones”.

Pero el estándar de enfermedades infecciosas archivado por la Administración habría requerido que la industria del cuidado de la salud hiciera mucho más. Establece estándares específicos para la planificación y la capacitación. También habría obligado a las instalaciones a almacenar equipos de protección personal para manejar las “oleadas” de pacientes enfermos como los que se ven con COVID-19.

NPR también encontró que la falta de regulaciones fijas permitió a la Administración Trump relajar las pautas de seguridad de los trabajadores. Las agencias federales lo hicieron repetidamente esta primavera a medida que COVID-19 se extendió y la escasez de equipos de protección personal empeoró.

Como consecuencia, los hospitales podrían decir que cumplían con las pautas federales, al tiempo que requerían que los médicos y las enfermeras reutilizaran máscaras y batas protectoras después de la exposición a pacientes enfermos.

Te puede interesar:

En esta nota

Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) Coronavirus COVID-19 Donald Trump Enfermedades Infecciosas Estados Unidos OSHA Pandemia de coronavirus Política Salud Trabajadores de la salud

Recibe gratis todas las noticias en tu correo

¡Muchas gracias! Ya estás suscrito a nuestro newsletter

Más sobre este tema
Contenido Patrocinado
Enlaces patrocinados por Outbrain