Manifestantes queman el Wendy’s de Atlanta donde policías mataron al afroamericano Rayshard Brooks

Las protestas por el asesinato de Rayshard Brooks se tornaron violentas en Atlanta

Manifestantes queman el Wendy’s de Atlanta donde policías mataron al afroamericano Rayshard Brooks
Manifestantes protestan por la muerte de Rayshard Brooks en Atlanta.
Foto: ERIK S. LESSER / EFE

Los manifestantes prendieron fuego el sábado al Wendy’s de Atlanta donde, la noche anterior, un sospechoso negro fue asesinado a tiros cuando disparó con un Taser contra dos policías blancos, según reportes.

Multitudes enojadas que protestaban por el tiroteo racialmente cargado de Rayshard Brooks, un padre de cuatro hijos y de 27 años de Atlanta, también cerraron una carretera interestatal.

Multitudes se habían reunido afuera del restaurante de comida rápida todo el día sábado, pero comenzaron a romper las ventanas del establecimiento después del atardecer, informó The Atlanta Journal-Constitution.

Un incendio comenzó adentro del establecimiento de Wendy’s  alrededor de las 9:30 p.m., según el periódico.

A medida que salía humo del restaurante, algunos alentaron a los manifestantes a irse a sus casas, pero la policía comenzó a hacer arrestos, informó el medio.

Brooks recibió un disparo mortal por parte de un oficial de policía de Atlanta durante una pelea, luego de que falló una prueba de sobriedad en el estacionamiento de Wendy.

La confrontación fue filmada por observadores y capturada por cámaras de vigilancia. Las autoridades dijeron que Brooks había tomado la pistola Taser de un oficial durante la pelea y había intentado huir.

Mientras huía, la policía dijo que Brooks se volvió para apuntar con la pistola eléctrica a un oficial, momento en el cual el policía le disparó fatalmente.

Las imágenes de vigilancia parecen mostrar a Taser en la mano de Brooks disparando contra el otro policía, que se desploma brevemente contra un automóvil. Luego suenan tres disparos y Brooks se derrumba en el pavimento.

La jefa de policía de la ciudad, Erika Shields, renunció el sábado temprano.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Lance Bottoms, ha pedido el despido del policía no identificado que le disparó a Brooks.

L. Chris Stewart, abogado de la familia de Brooks, dijo que Brooks era padre de cuatro hijos y había celebrado el octavo cumpleaños de su hija el viernes.

El asesinato de Brooks se suma al descontento civil del asesinato policial de George Floyd en Minneapolis, que provocó manifestaciones masivas en Atlanta y ciudades de todo el mundo.