Un pintor: otro arrestado por bombas molotov lanzadas a policías de Nueva York

Ya van cuatro sospechosos por dos incidentes con explosivos arrojados a patrullas en las protestas raciales

Shader (27), Rahman (31) y Mattis (32)
Shader (27), Rahman (31) y Mattis (32)
Foto: Pottawatomie County Public Safety Center/ EASTERN DISTRICT OF NEW YORK / Cortesía

Timothy Amerman, un pintor residenciado en el condado Ulster (NYC), fue arrestado y enfrenta cargos federales como supuesto cómplice de Samantha Shader, joven acusada de lanzar un improvisado explosivo a un vehículo de NYPD ocupado por cuatro policías, durante las protestas por la muerte de George Floyd a fines de mayo.

Supuestamente Shader le preguntó a Amerman si quería unirse a ella en la ciudad de Nueva York para protestar y “causar un infierno”, dice la fiscalía.

El pintor de 29 años declinó, pero supuestamente le proporcionó a Shader botellas de vidrio y otros suministros, según la denuncia, que detalla entrevistas con Amerman a fines de la semana pasada.

Amerman fue acusado de desorden civil y conspiración por ayudar a Shader.

Cuando las autoridades registraron el auto que Shader usó, encontraron una nota escrita a mano dirigida a “Sam” (Samantha) y su hermana menor Darian, que decía: “Encontré algunas botellas de vidrio más de las que pensé que tenía, aunque todavía no muchas. Te estoy dando mi máscara con esperanza de que ayude. Ojalá tuviera más. También hay una bolsa aquí para ti. CUÍDATE, por favor. Muy buena suerte- Con amor, Tim”.

Amerman admitió haber escrito la nota, que tenía sus huellas digitales, dice la denuncia. Supuestamente había planeado colocar la nota con una bolsa de máscaras, cuerda, bolsas de plástico y marihuana, así como proporcionar dos latas de pintura y un contenedor de reciclaje con botellas de vidrio. También le dio a Shader $10 dólares para gasolina, detalló Gothamist.

Shader (27), residente de Catskill (NY), y los  abogados de Brooklyn (NYC) Colinford Mattis (32) y Urooj Rahman (31) se enfrentan a cadena perpetua, tras ser acusados ​de causar explosiones e incendios en dos incidentes separados al presuntamente arrojar bombas cocteles molotov a vehículos de la policía de Nueva York, durante las violentas protestas por la muerte de Floyd. Nadie resultó herido en esos ataques en específico.