Milagro de abuela latina: preparaban su funeral y se recuperó del coronavirus en Nueva York

Pasó tres meses con un respirador, superando con creces la tasas de supervivencia

Gigi Martínez es un milagro viviente. Desde el 28 de marzo, hace más de cuatro meses, estuvo hospitalizada en dos sitios y su salud llegó a complicarse tanto que los médicos le dijeron a su familia que prepararan su funeral.

Pero esta madre y abuela de 60 años se recuperó y pudo volver el jueves 30 de julio a su hogar en New Rochelle (NY).

Luego de tres meses en el Hospital Lawrence con COVID-19 y otro más en el Dumont Rehabilitation Center, no duda en afirmar que su recuperación “Es un milagro”.

A principios de abril, a Martínez se le puso un respirador, que mantuvo durante tres meses, incluso cuando fue transferida al Dumont a principios de julio.

Apenas después de tres días con el respirador, los médicos dieron un mal pronóstico a sus hijas. “Tres médicos les dijeron que me dejaran ir… pero ellas siguieron luchando por mí”, contó Martínez a Pix11,

Usar un ventilador no condujo a buenos resultados para un gran porcentaje de pacientes con COVID, que promediaron tres semanas en las máquinas, mucho menos tres meses como su caso.

En el ínterin, Martínez desarrolló insuficiencia renal y cardíaca, y sepsis.

“Los médicos le dieron cero oportunidades y nos dijeron que ‘hiciéramos arreglos…”, recuerda Milagros Rivera, una de las tres hijas de Gigi, quien la llama una “verdadera guerrera”.

“Nunca pensé que perdería a mi madre por esto”, dijo Rivera. “Somos una familia de oración. Nos conectábamos por FaceTime cada noche y rezamos con ella (…) Creo que se le dio otra oportunidad en la vida”.

Cuando le preguntaron a GiGi lo primero que quiere hacer cuando esté un poco más fuerte, no dudó en su respuesta. “Cuando mejore, iré a mi Iglesia”.