Prueba un puñito de anarcados al día para reducir el colesterol alto

Los anacardos son oro líquido para la salud. Contienen la proporción perfecta de grasas saludables, proteínas y minerales, son un tesoro medicinal sobre todo para la salud cardíaca y el colesterol
Prueba un puñito de anarcados al día para reducir el colesterol alto
Los anacardos son una extraordinaria fuente de energía, se relacionan con beneficios para mejorar el rendimiento físico y mental.
Foto: shutterstock

Los anarcados pertenecen a la familia de los frutos secos, aunque en realidad se trata de una semilla. Son una curiosidad botánica ya que a la vez producen un fruto seco y una fruta fresca. Se obtienen de un árbol que lleva su mismo nombre originario de Brasil, aunque debido a su gran popularidad actualmente se cultivan en muchos países de clima cálido.

Este fruto se alberga bajo una cáscara dura que tiene una peculiar forma arriñonada y color marfil. Estos pequeños frutos son un tesoro nutricional que se destaca por su extraordinario contenido en antioxidantes y otros nutrientes que en particular tienen efectos positivos sobre el control de los lípidos en la sangre, aunque también se les atribuyen otras bondades para la salud.

Un poco sobre la composición nutricional de los anacardos:

Entre las grandes cualidades nutricionales de los anacardos se encuentra su proporción perfecta de grasas, de hecho cuando no eran tan populares muchas personas solían evitar su consumo por este motivo. Sin embargo si se consumen en cantidades adecuadas son considerados un magnífico aliado nutricional y medicinal. 

Los anacardos contienen la proporción perfecta de ácidos grasos saturados, monoinsaturados y poliinsaturados que se acercan mucho al ratio 1:2:1 que los especialistas en nutrición consideran ideal. A grandes rasgos esto quiere decir que contienen el doble o más de ácidos grasos monoinsaturados como los que se encuentran en el aceite de oliva, que son conocidos por ser el mejor aliado del sistema cardiovascular. Se destacan por tener mayor cantidad de grasa sana que la mayoría de los frutos secos, como es el caso del cacahuate, los piñones, los pistaches, las nueces, las semillas de calabaza y girasol.

Otro aspecto nutricional que los hace únicos se debe a su maravillosa riqueza mineral, de manera específica tienen abundantes cantidades de cobre y magnesio dos de los minerales que más escasean en la dieta de muchas personas. En el caso del cobre es fundamental para la formación de glóbulos rojos, por lo que resultan clave en el funcionamiento del sistema inmunológico y también en el mantenimiento de huesos, cabello, vasos sanguíneos, piel y los nervios. 

Por su parte el magnesio es una sustancia esencial para el funcionamiento del sistema nervioso y músculo esquelético. Otra ventaja se encuentra en su alto contenido en hierro, que resulta vital para el transporte del oxígeno a las células. 

También son ricos en proteínas de alta calidad y contienen mayor cantidad de triptófano que cualquier otro alimento. Esta última sustancia se relaciona con grandes cualidades para relajar al sistema nervioso, mejora el estado de ánimo y ayuda a regular el sueño.

¿Por qué son buenos para reducir el colesterol?

Desde siempre se ha relacionado a las nueces como un alimento benéfico para la salud cardiovascular. La buena noticia es que el poder de los anacardos para reducir el colesterol ha sido probado por un estudio científico reciente.

En dicho estudio participaron tanto hombres como mujeres, todos los participantes presentaban valores elevados de colesterol “malo” o LDL en la sangre. A la vez todos seguían una dieta típica americana. Los resultados fueron sorprendentes ya que aquellas personas que agregaron en su dieta entre 28 y 64 gramos de anacardos durante 4 semanas, mejoraron significativamente su perfil lipídico. 

Según los especialistas las bondades de los anacardos para reducir los altos niveles de colesterol se deben al tipo de grasa que aportan. A la vez influye su contenido en fitoesteroles, que se ha comprobado que altera el metabolismo del colesterol a nivel intestinal. Y también influye su riqueza en antioxidantes y fibra. 

Existen otros estudios que confirman lo que puede hacer un puñado de anacardos al día (o mínimo 4 veces a la semana). Este consumo se relaciona con una disminución del 37% de riesgo, lo que resulta muy significativo.

También influye su contenido en compuestos vegetales antioxidantes como es el caso del escualeno y los tocoferoles, que en conjunto con los fitoesteroles se unen para reducir el riesgo de sufrir enfermedades del corazón.

La buena noticia es que integrar los anacardos como parte de la alimentación diaria es muy sencillo, son deliciosos y combinan muy bien con todo tipo de platillos. Van de maravilla con diferentes preparaciones de arroz, salteados con vegetales, en ricas y abundantes ensaladas y son una maravillosa colación.