Hispano murió baleado paseando a su perro en Nueva York

Un adolescente de 17 años fue arrestado como sospechoso

George Acosta murió el martes, a consecuencia del balazo que recibió el mes pasado en el estómago a plena luz del día mientras paseaba a su perro en Queens (NYC).

Acosta, de 53 años, falleció exactamente un mes después de ser baleado a las 11:30 a.m. del 25 de julio en Long Island City.

Ese día, una bala perdida lo hirió en el estómago. Ike Ford, el presunto tirador de 17 años, fue arrestado y acusado de homicidio y posesión criminal de un arma.

El herido le había dicho a la policía que escuchó un “balazo” y vio que le habían disparado mientras estaba en 40th Avenue cerca de 22nd Street, pero afirmó que no había visto al pistolero ni sabía de dónde procedían las detonaciones, dijeron fuentes de NYPD.

Una ambulancia llevó a la víctima al Elmhurst Hospital, donde fue operado y estuvo hospitalizado, informó New York Post.