Trabajadoras domésticas de Chicago celebran protecciones históricas contra patrones abusivos

Una nueva ordenanza evitará que se les pague menos del salario mínimo y establece protecciones contra el robo de salario y otros beneficios laborales

La trabajadora doméstica Sofía Portillo, de 69 años, en su casa de Gage Park, en el suroeste de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
La trabajadora doméstica Sofía Portillo, de 69 años, en su casa de Gage Park, en el suroeste de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)
Foto: Impremedia

Tres días a la semana Sofía Portillo utiliza el transporte público para dirigirse a su trabajo. Ella es una trabajadora doméstica indocumentada que limpia casas y apartamentos en Chicago de manera independiente desde hace 28 años.

Portillo, de 69 años, dice que cuando se va a trabajar se encuentra a muchas personas que hacen el mismo trabajo que ella, tanto en el tren como en los autobuses, y lo primero que siempre les está diciendo es que no tengan miedo, que el hecho de que sean indocumentadas no les impide levantar la voz, exigir sus derechos y denunciar si son víctimas de robo de salario. “Cuando los empleadores nos contratan, a ellos no les importa si somos indocumentados o no, ellos lo que quieren es su trabajo y lo quieren bien”.

“Algunos patrones son muy buenas personas, comprensibles y generosos, pero hay otros que son abusivos. Como nos contratan de manera verbal nos dicen qué es lo que tenemos que limpiar, uno lo hace y cuando pasa el tiempo ellos nos van exigiendo más cosas pero el pago sigue siendo el mismo. Y si uno reclama, se enojan, les incomoda y luego a veces hasta les cancelan el día que les toca limpiar”, cuenta Portillo a La Raza.

Para que empleadas domésticas como Sofía Portillo tengan una ley que las ampare de patrones abusivos, el Concilio Municipal de Chicago aprobó el pasado 25 de junio una ordenanza que otorga protecciones históricas a estas trabajadoras.

Esta nueva ley municipal también amplía los derechos de los trabajadores en Chicago ya que los protege contra el robo de salario.

Un estudio de 2010 de la Universidad de Illinois sobre trabajo no reglamentado (unregulated work) encontró que patrones de Chicago se roban más de $1 millón de dólares diarios de sueldos de sus trabajadores, y los trabajadores más mal pagados son lo que sufren más frecuentemente el robo de salarios.

Con esta ordenanza los empleadores en Chicago no podrán pagar menos del salario mínimo a las trabajadoras domésticas, empleadas de limpieza, niñeras y cuidadoras de ancianos o personas enfermas, por mencionar algunas labores.

Otro gran logró, que estas trabajadoras califican de histórico, es que ahora los patrones deberán hacer un contrato por escrito a la hora de requerir sus servicios.

Entre las protecciones para todos los trabajadores de Chicago están la ampliación de la posibilidad de multar a patrones infractores y la revocación de licencias a empresas que violen las leyes laborales de Chicago. La ordenanza también permite que los trabajadores obtengan reclamos por robo de salario de una manera más fácil si sus empleadores no tienen los expedientes o registros en orden y se amplía el número de días pagados por enfermedad.

Para Portillo, la aprobación de esta ordenanza es un gran triunfo para las trabajadoras domésticas después de años de lucha por sus derechos. “Siempre las trabajadoras de limpieza hemos sido como los patitos feos de todos los trabajadores, no se nos da la importancia que tiene nuestro trabajo”.  Ella segura que la implementación de la ordenanza va ser algo importante para las trabajadoras: “imagínese tener un documento que le va a amparar, que le van a respetar sus derechos”.

Shelly Ruzicka, directora de Comunicaciones y Desarrollo de Arise Chicago, dijo que es una victoria para los trabajadores de Chicago por todas las protecciones que en general se ganaron a través de la ordenanza, especialmente para las trabajadoras domésticas, ya que ahora va ser requisito que todos los empleadores le hagan un contrato por escrito.

“Si tienes sindicato y trabajas para una agencia grande o, como Sofía, estás trabajando por tu cuenta, todas las trabajadoras domésticas tienen ese derecho ahora”, explicó Ruzicka.“Esto es algo muy simbólico e importante para la lucha de los trabajadores, esperemos que esto pueda ser  como un modelo para todo el país”.

La aprobación de la ordenanza surge al tiempo en el que Chicago subirá el salario mínimo el 1 de julio a $15 por hora.

La trabajadora doméstica Sofía Portillo, de 69 años, en su casa de Gage Park, en el suroeste de Chicago. (Belhú Sanabria / La Raza)

No al robo de salario

Silvia Portillo, quien no tiene ningún parentesco con Sofía, trabaja actualmente en una tienda en la que no tiene problemas de robo de salario.

Pero la mujer cuenta que ella y su esposo fueron víctimas de robo de salario en su antiguo empleo en 2018. Ambos repartían periódicos, “el dueño de la agencia nos pagaba poco y hacía muchos descuentos indebidos y de acuerdo a su conveniencia”, dijo.

Esta trabajadora contó que fueron asistidos por Arise Chicago. Después de un pleito legal que duró más de un año, ganaron el caso porque comprobaron que ese patrón abusaba de su poder con todos sus trabajadores descontándoles sus salarios injustamente, explicó.

Con las protecciones que tiene esta nueva ordenanza para los trabajadores de Chicago, Silvia Portillo piensa que mucha gente se va a beneficiar y se animará a hablar en caso de que sea víctima de robo de salario. “No importa qué tan grande sea la empresa o que tan pequeña, lo primero que debe de haber es respeto de dueño a empleado, respetando los salarios, las prestaciones justas, los días de enfermedad pagados, con esta ordenanza va a salir todo el mundo beneficiado”.

Arise Chicago, la Coalición de Trabajadoras Domésticas de Illinois, Raise the Floor Alliance, Shriver Center on Poverty Law y Women Employed, entre otras organizaciones aliadas, formaron parte del Grupo de Trabajo de Protección de Trabajadores que presentó sus recomendaciones a la oficina de la alcaldesa Lori Lightfoot para conseguir mejores condiciones laborales por medio de esta ordenanza.

La mayoría de las nuevas protecciones entrarán en vigor el próximo 1 de agosto de 2021. Y los requisitos del contrato para las trabajadoras domésticas el 1 de enero del 2022, según Arise Chicago que abogó junto con otras organizaciones aliadas para la aprobación de la ordenanza.

Esta nueva ordenanza presentada ante el Concilio Municipal por la alcaldesa Lori Lightfoot estuvo patrocinada por la concejala del Distrito 10 Susan Sadlowski Garza y contó el respaldo de otros concejales locales.

Sofía Portillo seguirá limpiando casas y apartamentos porque, al ser indocumentada, dice que no tiene derecho a recibir ningún cheque del gobierno, por lo que “hay que seguir dándole al trabajo”, dijo.

La cobertura editorial de La Raza es posible en parte gracias al Chicago Community Trust, la Field Foundation of Illinois y el Lenfest Institute for Journalism/Facebook Journalism Project. Agradecemos su apoyo a nuestro trabajo periodístico.